jueves, diciembre 27, 2012

SONSACADORA


Sus brazos desnudos bailaron puros sobre el agua
con un zigzagueo de reflejos provocadores,
fue canto de sirena llamando la embarcación
y los navegantes no pudieron más que ir a ella.

© Alfredo Cedeño

1 comentario:

Amaia Villa dijo...

Preciosa descripción de ese momento captado por la lente