viernes, enero 27, 2006

4 X 3

Dejé una vereda entre los dolores
y salí dejando atrás las nauseas
con aromas de jazmines en su fosa.

Planté mis ganas en la calle nuevamente
y fui reconociendo el aliento tibio
de los tulipanes en tus ancas feroces.

Encontré cómo avasallar los miedos
y pedante supe hacer que la humildad
fuera una princesa que me subyugara.

Y en una pantalla sin candilejas ocres
la palabra reclamó su territorio agraz
donde nunca sabe cómo consumarse.

© Alfredo Cedeño

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Te Extraño.....tanto!!

Anónimo dijo...

Te extraño carajo!! no entiendes eso?cuanto más durará tu ausencia...

Anónimo dijo...

Sigo sin entender tu ausencia...