sábado, mayo 28, 2016

LA CASQUIVANA VIRTUOSA

                 Si el momento que vive Venezuela no fuera tan profundamente trágico, el escenario mal llamado político sería la mejor representación de una ópera bufa.  Tal vez con algunas características de El Barbero de Sevilla, otras de Falstaff, también de La serva padrona, y lógicamente que no le podían faltar de El triunfo del honor.  Por supuesto que no hay en momento alguno compases de Rossini, Verdi, Pergolesi o Scarlatti; lo más que puede haber, como en efecto termina ocurriendo, es que este drama en muchos actos se desarrolle al ritmo de un patuque rítmico digno de la Billo´s Caracas Boys. No en balde Luis María “Billo” Frómeta era hijo de Santo Domingo.
                A mediados de la tarde de este viernes 27 de mayo, los queridos Ascensión Reyes y Hernán “Ñapita” Lugo, manejaban la información del encuentro que se llevaba a cabo en La Romana. Un descuido permitió que la exclusiva se diera a conocer antes de tiempo, y de ahí que antes de las 7 de la noche ya la noticia, para seguir en el ritmo caribeño, era, tal canción del Tite Curet Alonso, Periódico de ayer. Pero no abandonemos los predios operísticos y tornemos a la idea original. Ya son memorables los gestos de vestales ofendidas con que ciertos voceros de la mal llamada “oposición” ahora nos encaran altaneros a quienes hemos reclamado por lo que a todas luces no era más que otra bribonada a la que se veían claramente encaminados.
                La muy denostada María Corina Machado fijó pronto posición y anunció  a través de las redes sociales: “Yo no sé de esta reunión. Lo único q hay q acordar es liberación de los presos políticos y la salida d Maduro en 2016”. Carlos Ortega desde Lima dijo: “Se inicia dialogo en República Dominicana entre representantes del colombiano, los Castro y oposición oficialista”. A las 9 y media de la noche, por la misma vía, bien dijo Antonio Sánchez García: “Han pasado más 3 horas desde que se destapó la noticia. ¿No habrá en Caracas quien la desmienta? ¿O están todos en La Romana?” La lluvia de críticas fue abrumadora, por supuesto que del lado opositor el silencio fue impenetrable. Apenas a las once y un minuto de la noche del viernes un conspicuo defensor de la MUDa expresó en privado en un chat al cual tuve acceso: “Yo negocio bien. Tú negocias, bien. Nosotros negociamos, lo mejor.  Ellos negocian que bueno. El negocia, ellos negocian traidores”.  Un par de horas más tarde, alrededor de la una de la madrugada del sábado el expresidente Pastrana también manifestó su asombro y señalaba: “Es increíble que representantes @ernestosamperp @unasur en diálogo con la oposición venezolana ninguno es de Suramérica”.
                La impresión que prevalece es que hubo lo que en argot futbolístico llaman posición adelantada y alguien, por interés o ingenuidad, dejó saber lo que hasta ese momento había venido siendo un encuentro sigiloso, al menos por parte de la MUDa, y dejó con las nalgas al aire a Raimundo y Segismundo. La pregunta natural es: ¿Por qué la clandestinidad? ¿Por qué dar pie a ideas infundadas si todo es transparente? ¿Por qué la dirigencia opositora no fue capaz de dar una respuesta inmediata a la situación? ¿Por qué fueron plañideras y fanáticos quienes salieron a dar la cara ante una situación en la que era evidente la necesidad de que se ofreciera una respuesta clara y contundente a lo que estaba pasando?
                En breve tiempo veremos a varias voces pretendiendo bramar al mejor estilo del profesor Don Bartolo, en contra de quienes hemos osado pedir cuentas claras. Por lo visto estamos en tiempos donde la opacidad es el bien más preciado. De mejor manera no ha podido expresar el ya citado Antonio Sánchez García este sábado 28 en horas del mediodía: “Estar contra un diálogo es ridículo. Dialogar en trastiendas para abrirse de piernas, es escandaloso”.  Y tal parece, por las reacciones de vírgenes escandalizadas de ciertos sectores opositores, que las dichas niñas fueron sorprendidas con sus vergüenzas al aire, lo cual habla poco a favor de sus pregonadas virtudes.
                Ahora bien, al César lo que es del César, mientras del lado de acá de la cancha vemos unos movimientos torpes y poco ágiles, casi estuporosos, del lado rojo vemos a una vociferante “cancillera”, entiéndase   Delcy Eloína, publicar: “1.La República Bolivariana de Venezuela informa q se han realizado los primeros encuentros para un diálogo entre el gobierno y la oposición”, abunda ella diciendo que el gobierno venezolano está representado por su hermano Jorge Jesús Rodríguez, Elías “capuchita” Jaua y ella misma. Por supuesto que no deja de notificar quienes fueron su contraparte, pero de ellos no da nombre y se limita a enunciar: “asistieron representantes de Acción Democrática, Voluntad Popular, Primero Justicia y Un Nuevo Tiempo”.  Cierra ella su información con dos frases que me llaman la atención: Agradecemos ala SecGral UNASUR y alos ex pdtes Zapatero,Torrijos y Fernández por su acompañamiento respetuoso en esta iniciativa d diálogo; y Acompañamos al pdte @NicolasMaduro en esta iniciativa con la fuerza de nuestro Libertador Simón Bolívar: "el amor por la Patria vencerá".
                Como bien pueden imaginar no puedo yo sino pensar mal de todo aquello que suene o parezca laudatorio al señor aquel de los bigotes.  No creo en ingenuidades rojas, estos señores son muy hijos de la madre que los parió, pero pendejos no son y si algo han demostrado a plenitud es su perversidad para conducirnos hasta donde a ellos les interesa. Y si otra cosa han confirmado a cabalidad es la “inocencia” con que la “dirigencia” democrática se ha dejado llevar hacia donde ellos han querido siempre. Creo que es ocasión para, en similar sentido, traer el tema de Leopoldo a la mesa, ya que en innumerables ocasiones, así medio hechos los pendejos que llaman, han dejado ir creciendo la matriz de opinión de que él ha sido un adalid de la violencia. Nada más falso y canallesco, él lo único que siempre dijo era que la presión debía ser desde la calle, en un marco constitucional y pacífico, para obligar a la recua de tunantes estos que dicen gobernar a que se redirigiera el rumbo del país, y que ello desembocara en un salida de esta pesadilla en la que estamos sumergidos desde hace ya 17 años.
                No deja de llamarme la atención que recientemente en un artículo de cierto ex vocero de la sociedad civil ante el sindicato de partidos opositores, y cercano a los altos mandos masistas,  asomara la figura de Leopoldo como quien mejor podría encarnar la visión unificadora necesaria para rehacer el país.  Pero volvamos a lo nuestro: Otro silencio retumbante es el del por mí llamado Bobo de la Yuca, el señor Capriles, quien últimamente opina hasta del color de las enaguas de las niñas del coro de la catedral de Viena, pero que ahora no dice esta boca es mía. Este mar encrespado que comenzó sus olas en Santo Domingo, apaciguaron las que este señorito provocó recientemente en Brasil donde presto y orondo declaró contra las medidas que el Senado de ese país tomó contra la pícara Dilma. El mismo que bramó contra Alvaro Uribe, en el marco de su primera campaña presidencial, exigiéndole que no se metiera en los asuntos de Venezuela… El muy asno arremetió contra Uribe sin entender que el paisa trataba de resaltar su personalidad frente al momento histórico que le tocaba asumir al medirse electoralmente con el difunto.
                Las lecturas son infinitas, apenas podemos comenzar a hacerlas y la evolución de los próximos días nos dirá si hemos sabido interpretar correctamente el argumento de esta pieza casi tragicómica en que se empeñan en obligarnos a participar rojos y Mudecos. Por lo pronto ambos lucen abandonados por la capacidad de convocatoria. Ya los del lado acá se solazan en achacar a la gente su escasa participación como la causa principal de la permanencia del señor bigotudo, ni de vaina asumen que sus liderazgos están profundamente cuestionados por una colectividad que cada vez les cree y respeta menos. Por los momentos sus actos son más numerosos que los de los otros pero por algo cada vez que convocan aparecen luego cual plañideras quejándose por la poca asistencia.
Ruego porque el desenlace de esta tragedia que es realmente lo que vivimos se resuelva a la altura de nuestro país, y que sean los versos de Va, pensiero que Verdi incluyera en su ópera Nabucco lo que entonemos al final:
¡Vuela pensamiento, con alas doradas,
pósate en las praderas y en las cimas
donde exhala su suave fragancia
el dulce aire de la tierra natal!

© Alfredo Cedeño

martes, mayo 24, 2016

SALMO 01

Bendito aquel que no ha cejado en sus pasos buscando libertad
y ay de aquellos que han querido impedirles el paso,
en sus espaldas sentirán la tormenta implacable de lo justo
hasta lamentar haber tentado los cielos con sus imprecaciones,
impotentes sentirán ser paja arrastrada por el viento
y tarde entenderán que tanta insania no será olvidada en la tierra.

© Alfredo Cedeño
 

sábado, mayo 21, 2016

TAHÚRES

                 El acto de jugar es instintivo en el reino animal, al cual pertenecemos en cuanto mamíferos, racionales pero animales al fin, y desde el momento de nacer se lleva a cabo. Una de las primeras manifestaciones de ello es el jugueteo del recién nacido con el pezón de la teta materna. En la medida en que crece vemos a ese ser, por ejemplo, divertirse con sus pies; luego lo veremos pasar por la etapa risueña, tiempo en que las risas serán una constante celebración que contagia a todos alrededor. El juego termina por convertirse en proceso de enseñanza-aprendizaje donde se transmiten conocimiento, normas, valores, en fin se va mostrando el camino a la vida.
                Este rasgo característico, en el caso humano, unido al tan cacareado instinto de supervivencia terminó por conducir a la competencia, lo cual terminó en algún momento, seguramente en la prehistoria, en cierto tipo de desafíos que bien podrían denominarse deportivos. Aseguran los estudiosos de la cultura humana que las primeras justas fueron carreras y luchas. Velocidad, destreza y fuerza eran las habilidades que reinaban, amén de ser claves para poder sobrevivir. En esas lides pioneras del atletismo, entre otras disciplinas, estuvo el origen de los juegos de azar, ya que al estar seguro del triunfo se formulaban apuestas, para con ello obtener una doble victoria: la moral y la económica.
                Pero como sobre la fuerza bruta siempre termina imponiéndose la inteligencia, los menos fuertes y ágiles, arrinconados por las prácticas físicas, desarrollaron otros juegos no corporales en lo que se simulaban la competición real, y este parece ser el caso del backgammon, donde buscas sacar tus 15 fichas del tablero antes que tu  opositor.  Se asegura que este es el juego de mesa más antiguo del cual se tiene noticias, ya que hay evidencias de su existencia cinco milenios antes de Cristo.
                Y no sólo fue este juego, del que no sabemos si se cruzaban apuestas, pero los primeros registros de este tipo de faenas se pueden encontrar en las casas de apuestas de China, estoy escribiendo de tanto como el año 2300 precristiano. Las actividades lúdicas siguieron desarrollándose prácticamente en todas las civilizaciones y es así como podemos ver en un fresco descubierto en la tumba de Nefertari, esposa del faraón Ramsés el grande, a la reina jugando ajedrez. La data de dicho recinto funerario ha sido calculada en el año 1265 antes de la era cristiana.
                Los cronistas revelan que en Roma el juego por dinero no era legal, salvo durante la fiesta de Saturnalia –devenidas en nuestros días a fiestas de Navidad, pero cuya metamorfosis es harina de otro costal mucho más grande– cuando era permitido que se jugara a los dados. En esos días hasta los esclavos apostaban con los ciudadanos romanos. En lo que corresponde a nuestros ancestros blancos, se sabe que en la península Ibérica fueron los romanos quienes difundieron en ella el gusto por el juego, en particular por los dados, peleas de gallos y carreras de carruajes, entre muchas otras disciplinas.  Con la invasión mora llegaron muchas otras formas, una de ellas el shatranj, antecesor del ajedrez que a su vez procedía del milenario chaturanga. Testimonios medievales describen las faenas celebradas en las tafurerias, nombre que daban a antiguas casas de juego, bien las describe Josep Baucells I Reig en el volumen III de Vivir en la Edad Media: Barcelona y su entorno en los siglos XIII y XIV (1200-1344): “En la tafurería, es decir, en la sala, habitación, local o inmueble destinado al juego, o en un lugar al aire libre, hallaban los jugadores todos los medios aptos para satisfacer su deseo de diversión”. Se sabe que en esos espacios eran habituales lances y disputas, pues siempre había en disputa no poco dinerillo.
No en vano en España aparece ORDENAMIENTO DE LAS TAFURERIAS que fue hecho en la era de mil e trescientos e quatorse años por EL REY DON ALFONSO X. No es exagerado afirmar que las precauciones contra el juego fueron un calentadero de cabezas permanente para monarcas y funcionarios de la corte peninsular.  Esos quehaceres se convirtieron en tema que aglutinó a moralistas, tahúres y legisladores, dejando una no escasa bibliografía que va desde la ya citada obra del monarca de Castilla, pasando por Días geniales y lúdricos, de don Rodrigo Caro, o el  Tratado de los juegos que escribió fray Francisco de Alcoçer en 1559; otro cura que legó una obra al respecto fue Francisco de Luque Fajardo: Fiel desengaño contra la ociosidad y los juegos, publicada en Madrid en 1603; y cierro con el urticante Francisco de Quevedo quien escribió Capitulaciones matrimoniales y Vida de Corte y oficios entretenidos en ella.
Perdonen la muletilla, pero como bien han de suponer, la entonces recién descubierta América, se convirtió en un verdadero garito. No olvidemos que nuestros primeros colonizadores fueron una versión, de fines de la Edad Media, del Mariel que en Cuba implementó Fidel casi cinco siglos después, en 1980, para enviar al Imperio una verdadera horda de malvivientes.  Aquellos colonizadores vivieron la fiebre del oro, fueron tiempos de explosiones de riqueza fácil como la de las perlas de nuestra abandonada Cubagua, época de “señores” nacidos a la sombra del sistema de las encomiendas. Un ejemplo muy citado de lo que significaron aquellos días es del capitán Mancio Serrae Leguizamo, quien jugó, y perdió, en una noche la figura del Sol que le había tocado en el reparto de los tesoros del Cuzco. 
La pejiguera que en estos territorios había era de tal magnitud que el 23 de mayo de 1608 una Cédula Real de Felipe III consideraba que las multas que se aplicaban a las gentes de Indias no bastaban para impedir el juego. El monto de las sanciones aplicadas, considerado alto en la península, eran simples bagatelas para aquellos que habitualmente doblaban o triplicaban esas sumas en las mesas que pública o privadamente montaban para despojarse mutuamente.
No fueron de poca monta las réplicas que de tales menesteres hubo en nuestra Venezuela tormentosa. Recuerdo en una oportunidad presenciar en Tucupita, al borde oriental del país, a dos obreros agachados en una esquina dedicados a apostar sobre el último número del próximo vehículo que iba a cruzar hacia donde ellos estaban. El juego ha permeado de manera inverosímil y diría que de modo transversal nuestra sociedad, y ello se ha visto reflejado en forma clara en el ámbito político donde han confundido la acepción de la palabra juego político para convertirla en apuesta política. Es común ver esa especie de jugarse a los dados la suerte del país, la casta que nos ha dirigido se ha ido convirtiendo en una logia de tahúres en la que todo se vale con tal de desplumar al otro, al costo que sea.
Hablan de jugadas para referirse a los movimientos que entre los distintos bandos se llevan a cabo. Dichos gambitos sobran por ambas aceras. Los rojitos se escarnecen unos a los otros con mirada caínesca, se disputan las sobras de un festín en el que han bebido y comido hasta convertirse en Pantagrueles de estos tiempos. Del lado acá, de los que se suponen nos interpretan y representan, la pelea no es menor, la caballerosidad no es un bien del que se puedan preciar muchos y ante la hidalguía de Lilian Tintori y María Corina Machado son incontables los ataques de egregios varones contra sus endebles anatomías, íntegramente opuestas a su fortaleza como voceras de una colectividad cada vez más desamparada.
                ¿Necesito recordar el ataque infortunado de un tremolante Tomás Guanipa contra María Corina Machado por haber apoyado en Lara la candidatura de Eduardo Gómez Sigala en las pasadas elecciones de diputados?  El muy valeroso lugarteniente de Manolito el de Mafalda –entiéndase julio borges– ni de vaina atacó también a Felipe Mujica quien igualmente había prohijado dicha candidatura, tal como me lo reconoció una persona muy cercana al dirigente de la tolda naranja. Ahora el turno para arremeter contra ella vino en la boca del Bobo de la Yuca –recuerdo: Henrique Capriles– en la última actividad unitaria de escuálida convocatoria que llevara a cabo “la unidad”.
Estos jugadores de medio pelo, me hacen recordar al ya citado Francisco Gómez de Quevedo y Villegas, quien en su obra mentada párrafos atrás pareció vaticinar lo que nos tocaría padecer en esta tierra aquende la mar océana: “Hay en este maldito gremio otro género de gente de flor, que son los entretenidos o entremetidos cerca de la persona del juego. Éstos acuden a los garitos, llevan los tahúres, al que les hace mejor acogida, siéntanse en buen lugar; si entra algún adinerado y concidánle con él con mucho agrado, y en la primera suerte le da una presa en pago. Son jugadores y cuando hay mucha bulla quitan el dinero y aplican para sí lo mostrenco. Tienen manos de piedra imán, atraen las monedas, las cuales dejan caer en el pescuezo, en la pretina o los puños con la justificación, mostrando las manos limpias. Hácense a la parte que vence, y dicen: ‘Juegue uced con gusto y gane, y déjeme a mí la cuenta’.”

© Alfredo Cedeño


sábado, mayo 14, 2016

¿HUBO FRAUDE? ¿HABRÁ FRAUDE? (2)

 “Estamos viviendo una borrachera electoral, y creemos que es la panacea de todos nuestros males. Quiero que alguien tenga los pantalones de decirme en mi cara que nuestro sistema electoral no es vulnerable y que la voluntad del electorado puede ser variada y no respetada, en consecuencia. Aquí hay una serie de elementos tecnológicos y humanos que se utilizan para modificar la decisión real, que es manipulada en función de los intereses del régimen. Ahora bien, en ese escenario que tenemos, ¿se puede, y se debe, en consecuencia, apostar a un referendo revocatorio en el cual las condiciones siguen siendo las mismas?” La precisión de este amigo, licenciado en comunicación de la UCV, y no ingeniero de sistemas tal como me reconvino luego de la publicación de la primera parte de su entrevista, es quirúrgica, no da concesiones.
                “Aquí hay todavía infinidad de ‘políticos’ que juran que las benditas máquinas de votación son una versión digital de la virgen María: castas, vírgenes y puras. Te aseguran con su cara muy limpia que es imposible el que puedan establecer comunicación con otras herramientas de similar tenor. ¡No sólo lo dicen, lo creen! Sólo les digo que por favor estudien el trabajo de la profesora Isbelia Martín donde se demuestra que sí hubo conexión entre ellas y el CNE, lo cual está demostrado en el estudio que ella hizo de los logs de comunicación de la oportunidad en que se hizo el referendo del 2004.”  Reitera que el “cambiazo” comicial ha sido una constante, de la cual no escapó ni aún el reciente proceso del 6 de diciembre del 2015.
                “En una mirada rápida puedes ver que los rojitos siguen teniendo un apoyo del 40%, ¿quién cree eso? Eso me dice que ahí metieron las pezuñas. Por cierto, hoy deben estar arrepentidos de no haber respetado el método tradicional de representación porque entonces hubieran logrado mayor cantidad de diputados que los que ahora tienen. Y aquí aprovecho para comentarte lo que pasó el 6 de diciembre del 2015, no pudieron implementar la trampa porque como eran elecciones regionales y ahí cada quien si vigiló su voto, no pudieron meter cabras. Pero sigamos hablando de lo que sí escarbé a profundidad, y ese trabajo que ya te mencioné sobre las presidenciales Capriles-Maduro, ASPECTOS ESTADISTICOS DE LA AUDITORIA ELECCION PRESIDENCIAL 2013.  El resultado real fue alrededor de 51,5% a favor de Capriles y 48,5% de Maduro, sin cuantificar la votación en el exterior, cuando tú le agregas los votos de los que viven en Miami y en otros sitios, el resultado te pasa de 51,1% a 51,3%. Allí hubo de todo. Te pongo un ejemplo al voleo: la selección de los miembros de mesa se hace a través de un algoritmo que hizo el CNE para correr un supuesto programa aleatorio que los escoge. Al chequearlos encontré que 38,5% de los miembros de mesa eran miembros del PSUV. ¡Qué casualidad!, y 18,9% miembros opositores. Pero no se queda ahí la ‘casualidad’, resulta que 60% de los presidentes de las mesas eran miembros del PSUV. Seguramente tu amigo Henrique Capriles Radonski te dirá que no importa porque hoy todo el mundo es de oposición, y te dirá: ‘Ellos fueron miembros del PSUV alguna vez porque trabajaban en tal sitio, pero ya no son más del PSUV’. ¡Pinga! Están inscritos ahí”.  
                Retoma la evaluación del proceso comicial del 2012, hecho por Mercedes Febres Cordero, Bernardo Márquez y Alfredo Weil, para continuar desnudando las irregularidades cometidas. “Es imposible estadísticamente que encuentres centros donde hubo un índice de participación de 80% y que 95% de ese universo votante sufragó por el gobierno. Ahí es donde meten la trampa hereje. Esos centros son siempre muy pequeños, ahí hacen lo que les da la gana, porque fueron creados expresamente para hacer trampa”.
                Pese a un panorama tan poco alentador, asegura que como ya se optó por jugarse la carta referendaria –decisión que no cuestiona porque, insiste en remarcar, él no es político– hay una serie de exigencias que deben hacerse para poder llevar adelante unas elecciones reales. “¿Qué se puede hacer desde el punto de vista del sistema electoral, de los requisitos que debemos pedir como oposición, para que la voluntad popular se respete? ¿Qué vamos a exigir para que se acate? Muchos conceptos que te voy a emitir vienen de Alfredo Weil, ex rector del CSE, una de las personas, junto a Ezequiel Zamora, más respetable desde el punto de vista del conocimiento de nuestro sistema electoral. No conozco otros que conozcan más ese panorama y nos representen mejor”.
Me explica que la ONU estableció en 1948 a través de su DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DDHH que una elección es auténtica cuando se celebra periódicamente, por sufragio universal y secreto, u otro procedimiento equivalente que garantice la libertad del voto.  “Que el voto sea secreto es que no sea posible determinar por quién se sufragó, y que sea libre.  La Carta Democrática Interamericana en su artículo 3 añade justicia y equidad, lo cual no es otra cosa que una condena al ventajismo que ha sucedido en las elecciones venezolanas. ¿Cómo era antes el árbitro electoral con la Constitución del 61? Se acogían los principios de la ONU y estipulaba que la legislación electoral aseguraría libertad, secreto del voto, y consagraría el derecho de representación proporcional de las minorías. También decía que los organismos electorales se integrarían de manera que no predominara en ellos ningún partido o agrupación política, se aseguraría su independencia en el ejercicio de sus funciones, y los partidos políticos concurrentes tendrían derecho de vigilancia sobre el proceso electoral. Ahora, ¿qué pasó en Venezuela de Chávez para acá? Se modificó la Constitución, de los cinco rectores electorales cuatro son del partido de gobierno, no hay equidad, y eso tenemos que transformarlo, para que sea justo con la proporción, nosotros deberíamos por lo menos lograr tres rectores. No podemos seguir con un CNE con 4 rectores del PSUV y todos sus organismos: Informática, Totalización, Cedulación, todo, controlado por el PSUV. Esos son cotos privados de caza de ellos nada más, eso no puede ser. Tiene que haber una renovación del CNE, eso lo tenemos que cambiar para lograr unos mejores resultados, es fundamental que los rectores representen la situación actual de los partidos políticos y tener participación en todos los organismos del CNE, no puede ser que todo esté en manos del PSUV”.
Me asegura que al eliminarse el financiamiento a los partidos políticos, se le dieron al gobierno ventajas económicas y logísticas insuperables ante las aspiraciones opositoras; se eliminó la presencia de los partidos en la directiva del CNE, y así se anuló el ejercicio del derecho de vigilancia, hoy restringido a auditorías limitadas con condiciones que impone el auditado, es decir, el CNE. “Y se eliminó la Fiscalía de Cedulación, única garantía de un Registro Electoral depurado y controlado por las partes. ¿Qué pasó al eliminarla? Era el organismo que definía cuánta gente va a caer finalmente en el Registro Electoral (RE), quién vota, cuántos votan. Con todas las deficiencias y todas las trampas que se hacían, era más limpio. Hemos visto crecer el RE exponencialmente, hay estudios que demuestran que hay más gente en el RE ¡que lo reflejado por el Censo! Hacerle una auditoría se puede a través de una muestra. Genaro Mosquera, profesor de estadística de la Universidad Central que lo ha estudiado pormenorizadamente, ha dicho los detalles de las anomalías que ha conseguido. En dicha auditoría es importante chequear que estés viviendo en un sitio y que existan los documentos de apoyo para certificar que eres venezolano. Ese es el primer punto: validar en auditoría esos dos aspectos”.
Otro detalle que considera vital es revisar la proliferación de nuevos centros electorales. “Vemos un rosario de chozas devenidas en centros electorales en cualquier lugar del país. Te pongo un ejemplo con uno en San José de Guaribe, estado Guárico, una estructura que ni de rancho es. Se demostró estadísticamente que en esos centros más aislados poblacionalmente, que están en un hueco, es donde hacen más trampa. No me cansaré de repetir que un referendo revocatorio en este momento respetará la voluntad popular dependiendo de lo que se logre en la negociación para su puesta en práctica. Tenemos que lograr que ellos se sienten a negociar o a dialogar, a discutir cuáles son las condiciones en ese referéndum. No se puede hacer una recolección alegre de las firmas, porque, como demostraron Guillermo Salas y Gustavo Delfino, serán utilizadas para atacarnos. Eso cualquiera con dos dedos de frente lo entiende, si das 4 millones de firmas dices dónde estás fuerte y dónde débil y allá te atacan. Lo menos que debe hacerse antes de entregarlas es estudiar donde no te firmaron, esas son las áreas donde tienes que protegerte más electoralmente, no las puedes dejar desguarnecidas”.
                A sus observaciones no escapa la plataforma tecnológica, las llamadas maquinitas. Asegura que las captahuellas le inspiran miedo al elector, quien no sabe si al oprimir la pantalla e ir a votar inmediatamente pueden identificar por quién él votó. “No olvidemos el principio no es solo que el voto sea secreto  si no que sea libre, es decir sin coacción.  Si yo soy empleado público y pueden detectar que voy a votar contra Maduro me freno. Otro es con respecto a la utilización de los laptops. No me opongo al uso de la tecnología, pero como un mecanismo para agilizar el proceso de totalización, de votación, de registro, a lo que me opongo es a su uso para coaccionar, amedrentar, lo que sea, a los votantes”.
                En cuanto a las laptops, dice que fueron utilizadas para saber en tiempo real quién había votado en cada centro electoral. “Eso le permite a ellos chequear su base de datos: ¿Firmó en el Revocatorio? Sí, ese es un voto menos, voto de la oposición. Y eso te explica las movilizaciones a última hora de la tarde, porque ellos ya sabían quién había ido a votar y por quién, entonces la eliminación de los laptops es también una condición que debemos imponer nosotros”.  Expone un caso concreto de lo ocurrido el 7 de octubre de 2012 y me muestra una planilla de la Guardia Nacional y la Guardia del Pueblo en la que un teniente Segura, cédula de identidad 17.052.222, aparece coordinando con representantes del PSUV la movilización de 1.930 personas hacia centros electorales de la parroquia Altagracia de Caracas. “Eso facilitaba la movilización y lo que llamo el fraude vía humana”.
No hay vacilación en su voz al exigir que la verificación de los votos esté en manos de la gente. “Eso es indelegable, tú puedes utilizar la máquina para agilizar el proceso pero la verificación de quien votó por quien, cuál fue la voluntad popular, es indelegable y eso está en el pueblo. En la auditoría está planteado que se hagan dos tipos: una es que se abran las cajas y se cuenten los votos, y eso está definido  dónde se debe hacer, pero comprobé que eso no se hizo ni en el 2 o 3% de los casos, ¿de quién es responsabilidad eso? No se abrieron las cajas, no se cumplió con la famosa apertura de las cajas, el 54% que tú oyes tanto que dice la ley, mentira, no se abrieron, por lo menos en la elección Capriles contra Chávez no se abrieron ni 5% de las cajas. Otra de las validaciones que se debe hacer y firmar en las actas, en la hojita que sale de la máquina de Smartmatic, y que concuerde el cuaderno electoral con los votos. Si la máquina de Smartmatic dice que en una mesa hubo 475 votos los testigos y  los representantes, todos, deben firmar y deben anotar porque esa es una validación del número de votos emitidos en esa mesa. Eso no se hizo en las elecciones de Capriles. ¿De quién es la falla? Es una falla de la oposición. Los testigos que están en la mesa deben verificar esto para que no te metan trampa, ¡es lo mínimo que pueden hacer! Solo se recogió un 2,5% de las actas de verificación ciudadana, ¿eso qué dice? Que no están haciendo su trabajo. Por eso es que suceden las malandrerías. Pero, ¿por qué pasa eso? Esto fue la elección de Chávez y Capriles, si a las 8 o 9 de la noche, cuando todavía estás en el proceso de validación y verificación de la votación te sale el CNE y te dice a las 9 de la noche: Ganó Chávez, y salió Capriles a aceptar ese triunfo, ¿qué hace la gente que está en las mesas? Tira la toalla. Yo estaba trabajando en un centro contabilizando y la gente empezó muy bien, pero en lo que vieron esto se fueron pa´l carajo porque ya él reconoció la derrota, ¿para qué nos vamos a quedar aquí? Si yo estoy en un centro en Caricuao, o en Mamera, qué sé dónde, ¿voy a seguir arriesgándome cuando estos carajos ya están celebrando? No, me voy pa´l carajo. Eso fue lo que pasó.  Sí, hay defectos y trampas que te hacen, pero hay también debilidades”.
Concluimos la conversación y en una hoja me va diagramando cómo se puede llevar a cabo el referéndum revocatorio. “Si y solo si se eliminan los componentes del sistema electoral que habilitan conocer en tiempo real cómo va la votación en cada centro electoral y mesa del país, las famosas laptops, ya que esto sólo sirve para darle una ventaja indebida al PSUV para movilizar a su gente. No hay discusión, ¿para qué coño sirve la laptop en la entrada? No hay una justificación de eso. Entonces, eliminémosla.  Del mismo modo con el captahuella, por cuanto no garantiza un elector un voto, y con esto se acaba la coacción al elector. En tercer lugar hay que comunicar de manera eficaz a miembros del comando, miembros de mesa, testigos y ciudadanos, la importancia del proceso de certificación ciudadana el día de la elección, vamos a verificar de manera efectiva, porque nuestros testigos han fallado, por ello es importante que captación, selección y adiestramiento de testigos sea revisado; sugiero como mínimo que se verifique su confianza política. Lo más importante de todo: que se abran todas las cajas de votación (100%) y verificar el resultado del acta de escrutinio versus las papeletas de votación antes de la transmisión. La verificación ciudadana es el único mecanismo observable que permite detectar posibles irregularidades o fraudes tanto manuales como informáticos. No puedes delegar la verificación de unos resultados en una máquina. ¿Qué es eso de 54%? No, no, no. Todas las cajas tienen que ser verificadas, todas y cada una. Si haces todos estos pasos y no reconoces de forma temprana un resultado electoral, la gente no se te va corriendo de las mesas. ¿Por qué reconocer un triunfo temprano? Los políticos tienen que decir: Nosotros estamos verificando, exigimos a nuestros testigos de mesa que se queden en los centros electorales. Si cumples con esto, que es lo mínimo, tienes medio cielo ganado. Si estas condiciones no se cumplen sería maldad realizar el referéndum porque no hay condiciones para que sea respetada la voluntad popular y ello solo conduciría a mayor frustración en la colectividad. Espero que de una buena vez prive la sensatez y se imponga el interés nacional sobre los beneficios particulares de ciertos actores”.

© Alfredo Cedeño