miércoles, febrero 06, 2008

De Barcelona a Montpellier...

De la estación Francia en Barcelona sale el tren con ritmo jadeante que acompasa duermevelas en las butacas de los viajeros. Una larga ceremonia de hastíos traquetea sobre los rieles que duermen entre grava y matorrales.

En un vagón de sueños, que se pierden entre canciones y molinos desmigajados sobre el Mediterráneo, un cielo de azules sin fechorías se riega sobre la sombra de un viejo clérigo que interroga su sombra. Los viajantes buscan un asiento vacío y el sol se planta melancólico a entregar dádivas de luz y un calor que en meses se hará asfixia…

A Montpellier se entra con el arrebol de enero y los pasos se pierden entre las penumbras de andenes que con luz desesperada se preparan para iluminar una melodía que arregla melancolías en las caras que nunca saben su destino.


















































































































































































































































































7 comentarios:

Anónimo dijo...

Maestro bellas imágenes! Montpellier es una belleza, de cielo y mar azul, toda llena de luz. Por qué entonces tanta oscuridad? Será que tanta oscuridad y sombras, reflejan su yo interior actual? Dónde quedó su luz? Su relato esta lleno de nostalgia, sentimiento, soledad y dolor...

Anónimo dijo...

Hermosas imágenes, através de ellas puedo acompañarle retrospectivamente en su viaje. Esas gentes que habitan las ciudades y los paisajes, o que esperan en la estación para partir, o llegar a su destino, aunado a la magnífica la luz dorada del atardecer, que tan bien ha podido captar, encienden el espíritu y nos llaman al reposo. Le felicito y gracias por compartir su recorrido con nosotros

sara dijo...

qué nota tus fotos, me encantan los atardeceres, hasta se ve menos triste el invierno, provoca montarse en un tren a viajar por esos lados.

Anónimo dijo...

"Los viajantes buscan un asiento vacío y el sol se planta melancólico a entregar dádivas de luz y un calor que en meses se hará asfixia…"

El sol te abraza para darte su luz, su calor, que mis brazos no te pueden dar

"y los pasos se pierden entre las penumbras de andenes que con luz desesperada se preparan para iluminar una melodía que arregla melancolías en las caras que nunca saben su destino."

Y tus paso se van perdiendo en la estación del tren, donde su luz va iluminando la vida de un viajero solitario, melancólico, con la certeza de no saber cual sera su destino

Que hermosura de fotos,
Que hermoso lo que en ellas reflejas
Algo que solo TU sabes hacer

Anónimo dijo...

Amigo, para mi ud es un excelente y buen fotografo...ud va más alla y por eso lo admiro. En esta oportunidad sus fotos hacen ver una tristeza y falta brilllo, que no se si sera por la atmofera o algo más que solo su lente puede expresar.

Un fuerte abrazo!
Soledad

Anónimo dijo...

Me encantan tus fotos.........
Muy reales y autenticas
...lo unico que te falta que alguien te acompane para compartir esos bellos paisajes...

Un besito r....

María Lasalete Marques dijo...

Hermoso trabajo Alfredo.. Como recirdar la esencia de la vida, sin la oportunidad de un excelente trabajo fotografico como el tuyo... Sin duda perdura en el material dónde se plasma. Y en el recuerdo silenciado de la ausencia. Rieles de un tren que en paralelo unen mundos y espacios.. Mas nunca llegan a Estar, Ser, Cohexistir.
Felicitaciones.. Hermoso trabajo
www.dolcevitta61-1.blogspot.com