martes, junio 23, 2009

CUANDO LOS TOROS SE CONVIERTEN EN BUEYES

La vida de los campesinos en las montañas del estado Trujillo, al oeste de la capital venezolana no puede ser más dura. Ellos deben solucionar de manera empirica los distintos problemas que se presentan en su vida diaria, que gira en torno a la agricultura que es el único modo de ganarse la vida.
Para estos labriegos las labores de preparar la tierra en las empinadas laderas de las montañas es una tarea ciclópea que pueden llevar a cabo gracias a la ayuda de los bueyes, sin cuya fuerza descomunal sería una labor imposible.
Castrar un toro para que adquiera la corpulencia que le dará mayor fuerza, y por tanto mayor tracción a sus patas, que luego permitirá realizar más y mejores tareas de arado, es una labor que se realiza en medio de la montaña y en la cercanía de sus áreas de labranza. La hace uno de ellos que tiene el prestigio que ha ganado con su destreza y a lo que dedica las tardes de los sabados, cuando recorre los empinados cerros para ayudar a sus paisanos y vecinos.



























































No hay comentarios.: