lunes, junio 08, 2009

Recordando a Antonio Arráiz

En estos tiempos en los que muchos se llenan la boca de pueblo y vociferan por las esquinas sobre ellos, quiero evocar a Antonio Arráiz, que en 1932 publicó su poemario Parsimonia.
Los vocingleros debieran leer y entender sus versos:
Amo los hombres torpes, las mujeres confusas,
el pardo montón de carne con sudor y con vicio,
el pueblo, que con sus manos sucias,
escarba del suelo el pan para la boca.
Amo la inmensa Venezuela extendida en la noche.






















2 comentarios:

Anónimo dijo...

Maestro,maestro... Gracias por recordar al periodista, poeta, Antonio Arraiz. Pero lo que hace mas sentido y bello el poemas es el complemento del arte de esas fotos que hablan por si solas.

Soledad

Anónimo dijo...

Que bonito