miércoles, octubre 20, 2010

VIDA


Se ha dicho que la vida comenzó con una espora que logró germinar en medio de ese gran espacio de fango que es ahora este fandango que llamamos el mundo… A todo nos inquieta, nos hace formular preguntas y elucubrar al respecto.

Y si de esporas se trata las montañas trujillanas están llenas de ellas y sus retoños. Así que recurrí a esos cómplices y maestros que he adquirido en los últimos tiempos: los campesinos de Altos de la Cruz. Cuando pregunté por un sitio donde pudiera encontrar mejores helechos; uno de ellos me respondió: “Pero si ahí mismo en el `orillo´ de afuerita de Valera tiene pá que quede ahíto!”

Y por diecisiete días improvisé un refugio e instalé trípode, cámara, luces y cartulinas en ese borde de la ciudad y fui siguiendo el desarrollo de esta hoja. A la par que ella se desarrollaba fui entendiendo más y más los versos del poeta sirio Ali Ahmad Said, a quien más se conoce como Adonis:

Abrazo a la espiga del tiempo,

mi cabeza es una torre de fuego.

Mi alma ha olvidado sus pasiones,

ha olvidado su patrimonio, oculto en la casa de las imágenes.






























7 comentarios:

Chus dijo...

Beautiful!!!

Desenfoque dijo...

Chicooo, qué maravilla!!! admiro tu paciencia y dedicación! esta serie es absolutamente espectacular. Un beso, Adri

Anónimo dijo...

Simplemente... V I D A !!!

Hermoso!

Soledad

Dolis dijo...

Dios...eres el detalle! Ahora entiendo cuantos meses hacen falta para tomar fotos en Los Andes.

Anónimo dijo...

Dios...ahora entiendo cuantos meses hacen falta para tomar fotos en Los Andes!! Eres el detalle!!!

Anónimo dijo...

Así como en medio del fango,

broto la vida,

Así nuestro Ser brota en medio del fango que nos rodea,

y atraves del tiempo vamos esculpiendo nuestras vidas,

olvidando así de donde venimos

Que hermoso el seguimiento que hizo el autor del camino de un brote ,

que llego hacer un hermoso Helecho

Leida

Anónimo dijo...


La vida hecha foto