domingo, enero 30, 2011

SAN BENITO DE PALERMO Y MENDOZA

San Benito de Palermo, quien también fue conocido como San Benito el Negro, San Benito el Africano y San Benedicto el Moro, fue un monje italiano devenido en santo y que nació en Sicilia en 1526.
Sobre la llegada a Venezuela del culto a este santo hay infinitas versiones, pero de particular arraigo al Sur del Lago de Maracaibo, al occidente de Venezuela. No tengo dudas que desde allí el santo subió a las montañas andinas.
Todo lo que ganó en altitud lo perdió en estatura, y la gigantesca imagen que adoran los descendientes de esclavos en las orillas del lago se transformó en una figura de pocos centímetros, pero de inmensa devoción entre sus fieles de las montañas.
Este domingo 30 de enero numerosos chimbangles se reunieron en Mendoza Fría, estado Trujillo, alrededor de 400 kilómetros al oeste de la capital venezolana a festejar al santo negro.
Esta oportunidad la fiesta se engalanó con la visita de la “Santa Reliquia” que prestaron desde la vecina población merideña de Timotes. Al compás de redobles de tambores, dicha pieza sagrada recorrió las calles de la población trujillana. Desde las ventanas abuelas y nietos contemplaron el paso de la procesión matutina, y al ritmo de tambores y saltos acompasados lo plantaron en el templo.
El oficio de periodista termina por curtir a cualquiera, hasta el más blando se arropa con el cinismo para poder sobrevivir. Pero hay días que esa máscara se cuartea cuando se enfrenta a la inocencia hecha gente y presumiendo de ello. ¿Quién no se desbarataría ante un andinito que se tranmutó en “Benito” para demostrar que él es su vasallo? ¿Cómo no emocionarse ante una feligresía espontánea que con alegría y desparpajo hace suyo un país que a veces parece desmigajarse en nuestra cara?

© Alfredo Cedeño


















4 comentarios:

@5drV3@1 dijo...

Excelentes fotos profesor.

josé R. Rico R. dijo...

Alfredo: me parece muy bueno la orientación que has tomado, un cierto reporterismo etnugráfico, ya que va presentando las costumbres del pueblo, aparte de que rescatas lo más importante como es la cultura del pueblo, tan maltratado por este régimen,m que sólo se dedica a axaltar los hereoes o invemtar algunos para justificar su incapacidad para hacer una verdadera revolución. El pueblo no es una palabra son esos íconos que muestras en sus tradiciones y actos cotiduianos y religiosos. Felicitaciones. Rpdplfo Rico

josé R. Rico R. dijo...

Alfredo: me parece muy bueno la orientación que has tomado, un cierto reporterismo etnugráfico, ya que va presentando las costumbres del pueblo, aparte de que rescatas lo más importante como es la cultura del pueblo, tan maltratado por este régimen,m que sólo se dedica a axaltar los hereoes o invemtar algunos para justificar su incapacidad para hacer una verdadera revolución. El pueblo no es una palabra son esos íconos que muestras en sus tradiciones y actos cotiduianos y religiosos. Felicitaciones. Rpdplfo Rico

Anónimo dijo...

El cielo del mes de Enero es limpio, y en sus fotos de San Benito de Palermo se hace honor a ese cielo limpio de Enero.

Soledad