sábado, enero 01, 2011

Tierra de siete estrellas...


         En 1498, Cristóbal Colón escribía a los Reyes Católicos: "hallé las tierras más hermosas del mundo". Por supuesto, se refería a este campamento de paso –Cabrujas dixit- que tenemos por país.
          Pero, el genovés no se limitó a escribir esa frase. Antes de ella había hecho mención, al rondón y sin muchos preámbulos, de “la Tierra de Gracia”. Ahora bien, no contento con el par de piropos –muy merecidos por demás– ya citados, remacha, casi al final de su larga misiva a Don Fernando y Doña Isabel: “yo muy asentado tengo en mi ánima que allí donde dije, en Tierra de Gracia, se halla el Paraíso Terrenal”.
          ¿Cómo no vamos a estar insoportablemente orgullosos -rondando el terreno de la arrogancia- de nuestro país los venezolanos?
           Cinco siglos más tarde hay quienes pretenden abjurar de esta herencia del cielo y hasta una estrella han querido añadir a la bandera sin querer entender –por más que de sus populacheros cojones le salga hacerlo- que son siete porque así lo marcó la propia tierra. Tenemos siete estrechos, son siete los cabos o puntas de tierra y también siete las penínsulas: La Guajira, Paraguaná, El Morro de Barcelona, Punta Gorda, El Morro de Chacopata, Araya y Paria.
            Son siete estrellas que caídas del cielo retoñan en el suelo. O se trepan por la humilde pero altiva columna que soporta sobre las montañas andinas un busto de Bolívar. Y que siempre florecen en las manos de un niño que recibe feliz un año más a orillas de las mismas playas, donde un alucinado navegante llegó a deslumbrarse y sembrar las primeras simientes de esta Babel del Caribe que somos y de la cultura de un país lleno de gente hermosa, genial, talentosa. Un país con gestas e historias suficientes para enorgullecer a un continente entero.

 © Alfredo Cedeño














1 comentario:

Anónimo dijo...

Maestro!
hasta una estrella han querido añadir a la bandera sin querer entender –por más que de sus populacheros cojones le salga hacerlo- que son siete porque así lo marcó la propia tierra. Tenemos siete estrechos, siete los cabos o puntas de tierra y también siete las penínsulas: La Guajira, Paraguaná, El Morro de Barcelona, Punta Gorda, El Morro de Chacopata, Araya y Paria.

Son siete estrellas que caídas del cielo retoñan en el suelo.

Este escrito está más que buenoooo no juegue !!! me lo voy a copiar para colocarlo en mi face, las fotos se sienten!

Z Soledad