domingo, agosto 17, 2014

MACHURUCUTO

            Hoy en día cuando uno va por vía terrestre desde Caracas hacia Barcelona, justo antes de llegar al puente de Cúpira, ve el anuncio de la entrada a Machurucuto.  Aquellos que han oído a esos músicos geniales que son Los Hermanos Naturales puede pensar que esa es la entrada a esa pieza muy pegajosa de ellos. Aquello que no la conocen la pueden ver y oír acá: https://www.youtube.com/watch?v=6wR5yLyWNII
 
            En mayo de 1967 tenía yo 11 años de edad, mi padre, que fue un impenitente lector de periódicos, llegaba siempre con El Nacional o El Mundo a la casa. En esos días fue la primera vez que recuerdo haber leído el nombre de esta población en la cual estuve días atrás para preparar esta entrega de hoy. Fueron incontables días en los que las primeras páginas de los diarios trataban el desembarco de guerrilleros venezolanos y cubanos en las costas de esta localidad mirandina.
 
Está ubicado a 142 kilómetros al este de Caracas entre las lagunas de Tacarigua y Unare, y con unas playas espectaculares donde en otra época hubo vastos cocales propiedad de los Rojas, como todavía recuerdan los lugareños, y que fueron la principal fuente de manutención para ellos. La historia barloventeña fue estudiada por pocos como lo hizo Lucas Guillermo Castillo Lara, por ello acudí a su obra Apuntes para la historial colonial de Barlovento donde el autor nos deja saber que en Machurucuto hubo un palenque del cual hay noticias en crónicas de 1528. Aquí quiero hacer un alto para explicar que la palabra palenque se uso en Cuba, Colombia y Ecuador para denominar a las poblaciones de esclavos cimarrones que huían de sus amos europeos; en Venezuela se les llamó fue cumbe o cumbé. Si Castillo Lara usó en tal sentido el término podemos especular que desde la misma llegada de los cautivos hubo evasiones y conformaciones de pueblos de negros libres. ¿Tal parece que Machurucuto fue uno de ellos? ¿O Castillo lo usó para definir a un colectivo de indígenas revoltosos? Parafraseando al boricua Gilberto Santa Rosa: Que alguien me diga...
 
            No abundan las referencias sobre esta comunidad entre los cronistas y primeros historiadores que documentaron lo que hoy es Venezuela. Su resonancia de este último medio siglo viene dada por la acción subversiva mencionada en el segundo párrafo. El lunes 8 del mes y año ya citado un grupo de doce hombres armados provenientes de Cuba llegaron a estas playas para desde allí trasladarse hasta las montañas de El Bachiller donde había un frente guerrillero.  Los revolucionarios venezolanos que participaron fueron Héctor Pérez Marcano, El Macho; Moisés Moleiro, Eduardo Ortiz Bucaram y Américo Silva


            Asegura Pérez Marcano, en artículo publicado en Ultimas Noticias el 16 de junio de 2007 que “La idea del desembarco fue proposición de Fidel en una reunión celebrada en enero de 1966 en la suite presidencial del Habana Libre cuando se realizaba la 1ª Conferencia Tricontinental.” También deja saber dicho columnista y ex guerrillero “Fidel nos propuso: "Vamos a organizar un desembarco para reforzar la guerrilla de ustedes en El Bachiller. Les voy a poner 45 hombres nuestros".” En dicha nota asegura El Macho que “ni el MIR ni la guerrilla de El Bachiller sabían del desembarco por imperiosa exigencia de seguridad de Fidel.”
 
            Son múltiples las lecturas e interpretaciones que se le pueden dar al testimonio de este protagonista de aquellos hechos. Buscando material para este trabajo encontré, sin cita de autoría o procedencia del testimonio, en la página BLOG OFICIAL DEL MOVIMIENTO LOYOLIANO DE LIBERACION CULTURAL-M.L.L.C. el siguiente testimonio que transcribo tal cual: “Fidel, que subió con nosotros. Entonces nos obsequió a quienes íbamos en la expedición, un reloj Rolex. El Rolex famoso ese, el submarino. "El mejor reloj para un guerrillero", nos comentó al dárnoslo, "pues no importa la circunstancia, en el monte, en el agua, en cualquier sitio funciona". Nos regaló un reloj para cada uno -a Moisés Moleiro, a Eduardo Ortiz Bucaram, a Américo Silva y a mí [lo cual hace pensar que es Héctor Pérez Marcano el autor de estas líneas]. Y nos dio un Rolex adicional para que se lo entregáramos a Américo. "éste se lo entregan a Américo". Puesto que, como he relatado antes, se suponía estaría comandando la lucha en el Frente Guerrillero de El Bachiller. Y como relaté antes también, el encuentro de Fidel con Américo a mediados de 1965, del cual también participé y que se prolongó por tres días completos, con sus respectivas noches, fue un encuentro extraordinariamente afectuoso. Fidel quedó realmente encantado con Américo. Cayó rendido ante su encanto. Lo atendió de una manera espléndida, especialísima. Tanto así que cuando nos vamos a embarcar le da a Moisés un reloj extra, con ese encargo específico: "éste se lo llevas a Américo".”
 
            No haré ningún comentario sobre la izquierda exquisita, o los revolucionarios caviar, que tanto gustan de combatir al capitalismo pero a quienes les encanta refocilarse en el uso, goce y disfrute de sus productos más emblemáticos. Lo cierto es que aquella aventura fracasada de 47 años atrás, tildada  de invasión por algunos, o de gesta solidaria de los pueblos (¿Con 12 hombres?) por otros, sigue dando de qué hablar y escribir.  El sitio exacto donde recalaron las dos embarcaciones con los rebeldes fue en El Cocal de los Muertos, de donde se suponía debían trasladarse hasta las montañas cercanas donde el Frente Guerrillero Ezequiel Zamora se había establecido.
 
Otro de los criollos participante en dicha actividad, Moisés Moleiro, contó a Jesús “Chucho” García en entrevista realizada a fines de los años 90: “Me salvé de vaina, debido a que tuvimos un percance al desembarcar, dejando el bote abandonado, el cual fue precisado por los cazadores del Ejército que tenían la orden de matarnos en defensa de la democracia”.
 
Las versiones e interpretaciones pueden ser infinitas, tantas como lo es la misma mar que vio llegar a los hombres armados, denunciados por un pescador quien encontró el martes 9 de mayo las embarcaciones abandonadas y acudió a notificarlo a las autoridades locales.  Es el mismo escenario donde ya los Rojas no tienen cocales, los del lado izquierdo fueron afectados en el primer gobierno de Carlos Andrés Pérez al decretar la creación del Parque Nacional Laguna de Tacarigua, y los del otro lado fueron vendidos para convertirlos en clubes recreativos y vacacionales.
 
Son las mismas playas donde casi cien de sus habitantes se dedican a faenas pesqueras y salen a ganarse la vida día a día, donde llegan numerosos veraneantes a disfrutarlas.  Pueblo de gente alegre y amable. Aquí el trabajo es una necesidad que se aborda con desenfado; en sus calles el tiempo parece suspendido, y en cualquier esquina se encuentran arañas que parecen dedicadas a tejer delicadas redes donde atajar el olvido
 
Ya lo he escrito en innumerables oportunidades y no cesaré de seguirlo haciendo: aquí sobran motivos para estar orgulloso de ser hijo de una tierra tan especial, donde junto al buitre desolador puede estar la garza impoluta, y cada cual puede escoger hacia donde quiere irse. Es tierra del libre albedrío, tal vez sin el discernimiento necesario…

© Alfredo Cedeño
 
 
 
 

2 comentarios:

Claret Flores dijo...

Interesante Alfredo, en mi mente tejo redes de esperanza alimentadas de fé por un futuro mejor , donde cada uno de los que la habitan puedan respirar, caminar y vivir feliz como en un tiempo.Disfruto al maximo tus textos y aprendo de ellos, que tengas un hermoso día. Besosss
VENEZUELA le sigue latiendo el corazón sigue viva!!!!!!

Anónimo dijo...

Muy buena informacion, y solo queria comentar que es bien triste que los venezolanos democratas no recordamos nuestra historia. La invacion de Machurucuto fue la mas terrible derrota del Castro-Comunismos y ellos junto a los guerrillos si se acuerdan muy bien de esos hechos, ya que motivado a eso Venezuela logro expulsar a Cuba de la OEA hasta el año pasado cuando Obama los readmitio. Como sera de importante que Perez MArcano saco un libro titulado "de Machurucuto a Miraflores", que se puede resumir que los Castro fallaron invadiendonos por las armas pero igual llegaron a Miraflores a traves del "Comandante Supremo"