martes, diciembre 23, 2014

MORRIÑA


La nostalgia de Caracas es una centella afilada que trocea la tarde
y el demonio del tráfico se convierte en añoranza
para que una cimbra refulgente nos limpie el cielo de dudas…


© Alfredo Cedeño

No hay comentarios.: