viernes, enero 16, 2015

ESPIGAS

Una lluvia de jinetes desembozados cruzó el cielo
y fue remendando medias de ancianas enlutadas.
El cielo sacudió el desamparo de sus cobijas
con el aspaviento de una gaviota revolcada.
Las alas erizadas de una espiga desplomándose
abren las rejas a un asno de bigote hirsuto.
Los destellos de un rosario de granos de anís
saltan con aroma de siempreviva enhebrada.


© Alfredo Cedeño 

1 comentario:

Claret Flores dijo...

Dios quiera y ese asno quede atrapado entre las rejas , y que el cielo cubra con destellos de amor, donde se pueda respirar aires de frescura.