miércoles, enero 07, 2015

PAÍSES

El paisano no deja de andar:
lleva el país en la espalda
y la verdad en la ofensiva derecha,
realidad de comida que persigue
en zancajear ahora permanente
para hallarla en algún rincón,
la izquierda se le difumina
en imaginario equilibrio
y nadie alcanza a descifrarla.

Las calles vacías son pasto
para jerarcas de amplia escolta
y corto compromiso ciudadano,
cada vez se les ve más inflados
en su ejercicio huero de mando
donde se refocilan envanecidos,
son bandadas de aves carroñeras
suspendidas a la espera de un lance
con el cual saciar sus miserias.

El paso es firme y de ritmo recio
las montañas quebradas esperan
y hacia ellas vamos sin resignación…


© Alfredo Cedeño

No hay comentarios.: