martes, septiembre 22, 2015

PROFECÍA 24


Pendemos sobre los bordes del vacío
con su asaz negrura de noche que aguarda,
el brillo  no logran apagárnoslo
y los niños son faro decente hecho guía,
bendito abandono en que nos lanzaron
de donde siempre escaparemos libres.

© Alfredo Cedeño


2 comentarios:

Anónimo dijo...

...cuando hasta la luz llora.


Ylleny Rodríguez

Beatriz Echeverri Arbeláez dijo...

Su personalidad es todo brillo y arista, firmeza y luz, como cristal de roca.
Beatriz echeverri A.