domingo, julio 23, 2017

¿VIVAS AL SILENCIO?


                El silencio es manifestación sombría, oscuro heraldo de la muerte, por lo general es antítesis del jolgorio. La alegría no sabe callar, no puede permanecer impávida, ella es vida e insurrección, es parto y algarabía.  No puedo escaparme al pasmo que me produce ver a ciertos personajes que juegan al silencio y casi ordenan entonarle loas a la quietud, a enfriar las cada vez más calientes calles de Venezuela.
                Veo dichas maromas y recuerdo al poeta español, de La Rioja para ser quisquilloso, Manuel Breton de los Herreros. En su obra Sátira contra los abusos y despropósitos introducidos en el arte de la declamación teatral, impreso en Madrid, por la imprenta de Repullés, en 1834, hay tres versos que en estos días me vienen mucho a la memoria:
Otro con importunas contorsiones
cual payaso en grotesca pantomima
piensa mover del pueblo las pasiones.
                Y mientras tanto, se le hace el juego al hombre aquel, cuyo nombre ni siquiera quiero mentar, el del bigote poblado y presumido bailarín de tercer orden, que mantiene aislado y torturado al general Ángel Vivas.  La indignación ante el trato que le han dado solo la supera la indiferencia con que la casta política venezolana ha reaccionado ante su caso. Sus hijas y esposa con dignísima soledad vagan cual ánimas en pena tratando de hacer oír el caso de su padre y marido. La respuesta de “la dirigencia” no puede ser más oprobiosa, ni aún por salvar las apariencias han dicho nada al respecto.
                Vivas es un preso del inmentable quien el 22 de febrero de 2014, en horas de la tarde, en cadena de radio y televisión anunció: "He ordenado detener al general en situación de retiro Ángel Vivas... que lo busquen y me lo traigan", cual caporal de un hato que manda a que le traigan una res. Luego de más de tres años, el pasado 7 de abril, con una triquiñuela propia de ellos lo sacaron de su casa y se han cebado sobre su longeva humanidad.  Y el silencio sigue, nadie dice nada.   
                Esta rabia e impotencia me refugia en una biblioteca pública y ahí, leyendo al maestro Shakespeare, encuentro en Macbeth la que puede ser una respuesta: “…enseñamos lecciones sangrientas que, una vez aprendidas, retornan para contaminar al causante: esta omnímoda Justicia deposita el ingrediente de nuestro cáliz envenenado en nuestros propios labios”.
                Espero que en algún momento, siquiera por salvar las formas de la decencia y la menor de las solidaridades, el aparataje político opositor tienda la mano al General Vivas y su desolada familia.

© Alfredo Cedeño

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buena esta alusión al general Vivas y al silencio de los políticos. Es un caso increible, de un ciudadano de cierta edad, enfermo y oficial inofensivo, que sin embargo es tratado con saña.
Abrazos.

Eddie Ramirez

Anónimo dijo...

Buenas tardes, Alfredo. Lo del general Vivas es un silencio oprobioso pero esperamos que pronto se den cuenta porque aunque fue producto de una acción individual y quizás por eso no tuvo resonancia, para pensar bien, claro está, es una víctima más de esta dictadura y todos la tenemos que tomar muy en cuenta. Todos son igual de importantes. Saludos y mantenernos en la lucha.

Alejandro Moreno

Anónimo dijo...

Excelente referencia al silencio cómplice, a los que bajan la mirada. Felicitaciones Alfredo!

Eduardo A Orozco
Universidad Central de Venezuela

Anónimo dijo...

el caso del general Vivas, es un hito mas en la escalada de decadencia de un régimen que oprime en un abrazo letal al pueblo venezolano,...El "moodelo" gobernante hace aguas por los cuatro costados...No es mi intención inmiscuirme en donde no es mi casa,...pero la situaciòn manda y el pueblo venezolano sufre...No merece tal sufrimiento..Me solidarizo con ellos. Creo que el régimen va a caer, solo es cuestiòn de días u horas...Dios bendiga a Venezuela.Juan Angel Petta. Buenos Aires, Argentina.