miércoles, junio 27, 2018

ABLUCIÓN NECESARIA


                 Con simplismo de canallas hay una contumaz cofradía proclamando la unidad como manto protector, aquellos que hablamos contra quienes aparecen a la cabeza de dicha congregación somos herejes que debemos ser conducidos a la hoguera de manera expedita. Por los vientos que soplan tendrán que hacerlas en cada esquina, cada día somos más los que estamos alertando contra los desbarres de borrachos de la mencionada hermandad.
                El ahora virgen y mártir yaracuyano, léase Henry Falcón, anda predicando en contra de quienes no participamos de una manera u otra en la bufonada electoral convocada por el gobierno y a la que él acudió velozmente, con lo que le dio así legitimidad a Maduro y todo su combo de incompetentes criminales altaneros y confesos. La última demostración la dio Delcy Eloina al decir con rotunda claridad que la participación de ella y su hermanito en la mojiganga bolivariana es su venganza por la muerte del padre.
                No ceso, ni cesaré, de hablar y escribir sobre esta cuadrilla de granujas –de ambos lados de la calle– que pretenden repartirse nuestro país como una ternera que entre ambos se robaron a medianoche. ¿Quién eligió a Falcón candidato? ¿Cuál fue la base social y nacional que determinó que él debía participar en la malandrería comicial de Maduro y Lucena? ¿A nombre de qué hay que soportar la andanada de moralina que él y sus huelepeos pretenden insuflarnos a troche y moche?
                Los venezolanos exigimos limpieza, transparencia y honestidad para conformar una verdadera unidad que nos saque de este marasmo en que nos ha sumergido nuestra casta política. No crean que seguiremos callados y acatando sumisamente cuanta imbecilidad se les ocurra. No es una frase hecha, que ustedes suelen repetir como cacatúas de feria marginal, en realidad Venezuela es otra, y el país exige decencia, necesita limpieza.
                El tiempo del descaro impune ha sido superado largamente, es insólito que ahora se pretenda responsabilizar a la población, que no aceptó el llamado soberbio e infeliz de salir a votar, del infierno que vive Venezuela. No creo que es gratuito que el ex gobernador en sus redes sociales escriba Gobierno y Gobernando, ambas palabras que le quedan grandes al bigote bailarín, con mayúsculas. No se me ocurre mejor manera de condensar todo citando el Evangelio de San Mateo: "¡Guías ciegos, que coláis el mosquito, y tragáis el camello! ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque limpiáis lo de fuera del vaso y del plato, pero por dentro estáis llenos de robo y de injusticia. ¡Fariseo ciego! Limpia primero lo de dentro del vaso y del plato, para que también lo de fuera sea limpio."

© Alfredo Cedeño

No hay comentarios.: