sábado, mayo 06, 2006

BANDOLERÍAS XXXIX

Pido perdón
por esta soberbia
que me inunda
cuando te veo saltar
y me convenzo
que eres algo más
que el mejor del mundo.

© Alfredo Cedeño

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Pedimos perdon .....por todo lo que sentimos ....cuando no hacen lo que anhelamos.......Si al final de todo......siguen siendo los mejores del mundo.......Asi es el Amor por ellos

Anónimo dijo...

La ternura de tus bandolerías es inmensa. Es impresionante verte imbuído en eso tan tierno y tan deliciosamente indescriptible cuando las escribes.

J.J. dijo...

No debemos pedir perdón por el orgullo desmedido y el amor que le profesamos a esos seres maravillosos y llenos de luz que son los hijos.
Créame, la soberbia, (sentimiento que comparto con usted, por el orgullo sin medida que provocan en mi esos 2 soles que DIOS y LA VIDA me regalaron por hijas) cuando es producida por el amor más puro que uno puede sentir, jamás, jamás, es para pedir perdón.

J.J.