miércoles, mayo 17, 2006

IGNORANTE

No supe quien era Descartes y lancé mis cartas al agua
de tu saliva jugando con mis silencios de dardos romos
mientras quedaba fuera de combate en un piano sin tono
donde Cupido se destronó desnudo sobre una rama fría.

© Alfredo Cedeño

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Encantadora tu poesìa, Alfredo. Ese àngulo siempre tan tuyo desde donde contàs en prosa, en verso, es tan vital, tan visceral, dirìa yo... Llega siempre!
Un abrazo...

Anónimo dijo...

Me encantó esta no duda metódica. Sin ambajes, el amor es así Alfredo. Un abrazo.

Juanjo

Anónimo dijo...

Fuera de combate jamas, presente siempre y siempre amado.
MC

Anónimo dijo...

Toco a Cupido desnudo para sentir un vestigio de tu boca intranquila que juega a ser ignorante...
Ch.

Anónimo dijo...

Excelente poesía. Un placer leerte. Saludos

Angélica.