domingo, mayo 28, 2006

ELLA

Mi mujer llega cada mañana con aroma de azucenas tímidas
en sus ojos llenos de preguntas que jamás alcanza a formular.

Mi mujer hace del tunante y pilluelo que tengo por hijo
un príncipe al que adora con devoción que no merecemos.

Mi mujer amanece cada día respetando mis ácidas lejanías
y nunca ha querido invadirlas con cercanías de torpeza.

Mi mujer llega cada tarde y luego alza un cansado vuelo
con pasos de una danza que cada día la elevan más.

Mi mujer a veces amanece enroscada a mi lado derecho
y la ternura ya vieja en mi bilis se desvanece sin remedio.

Mi mujer ha hecho con paciencia digna de superiores causas
una condición de la que no gusta pregonar ni sale a vociferar.

Mi mujer asoma aires de Perijá, Valencia, Florencia o La Victoria
y con dulces artes de cirujana me crucifica suave e insolente.

Mi mujer a veces no termino de entender si es una quimera
o es una certeza que se ha ido ajustando lentamente y me besa.

© Alfredo Cedeño

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Què exquisitez, que profundidad se lee en la linea y entrelìnea de tus versos. Preciosa poesìa! "si es una quimera o es una certeza que se ha ido ajustando lentamente y me besa."

Cristina Chaca

Anónimo dijo...

Cada mañana ....con la timides.....que reflejan mis ojos.....entraria sigilosa ......sin hacer preguntas........que con solo mirarte..........sabes que quiero formular
Haria de tu pequeño ...travieso.....un principe encantado......que con su luz....... iluminaria y transformaria.....toda.nuestra existencia
Respetando tu lejania............sin invadir.......para no llegar mas alla ......de lo que tu quieras o me permitas ............que yo pueda llegar
Todas las tardes llegaria............para luego volar ...........a la danza de la mariposa.............elevandome .........cada dia ................mas y mas
Cuando amanesco ......... a tu lado...............me froto a tu espalda ...........como una minina...............despertando.......... tu ternura............que te cuesta .........aflorar
Con paciencia............se puede............suavizar......las divergencias.....sin tener.....que subir el tono.........de mi voz
Con aromas.............que importa ............de donde son..............y con mi arte .......de conquistadora.........te crucifico ...........con la suavidad de la seda y la ferocidad.de una leona
No se .....si es quimera o certeza............mi ajusto lentamente........a tu forma.......... de querer.............y te dejas besar

Anónimo dijo...

Ella, un poema de voces sutiles que sin embargo dice fuerte. Un placer leerte, saludos

Angélica Alvarez

J.J. dijo...

Amigas y amigos, esa a la que llaman quimera si existe y es tan real que camina y respira, que rie y llora, y que ama con locura a ese hombre que le escribe y la describe con tan acertadas palabras...
Felicitaciones poeta!

J.J.

Anónimo dijo...

..y me besa".
...mmm...y así se convierte en príncipe? o sigue en el charco?