miércoles, noviembre 15, 2006

CANCIÓN 4

Entre centelleos de palabras como navajas
un turbante se eriza en el moño de una ola
donde elaboran relojes que rayan el cielo.

Entre una guitarra que vacía melancolías
un parpadeo altivo de anhelos cerca soles
y se estira en la bondad de un beso robado.

Entre gestos sin llanto una herida de ayer
se comparte en el sendero de cantos puros
con harapos de oficios que chispean cerca.

Entre tesoros huidos de nuestras sombras
un paso sereno rompe la lluvia con lamento
de verdades que llegan nadie sabe cuando.

Entre los aleteos de una verdad hecha puñal
se alzan las alas de una muchacha que anda
y renazco limpio en el templo de su pecho.

® Alfredo Cedeño

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Sigo deleitándome con tus cantos. Éste está bellísimo Alfredo. Abrazos.

Patricia Helena Velez R.

Anónimo dijo...

Y cómo cada día que paso a saludarte, me voy con una sonrisa en el alma.
Mil gracias Alfredo, leerte hace que me sienta recompensada.
Un beso,
Mónica

Anónimo dijo...

OH !!
QUE DELICIA DE POEMA...
ERES A TODO DAR POETA...
CARIÑOS

BEGOÑA

Anónimo dijo...

OH !!
QUE DELICIA DE POEMA...
ERES A TODO DAR POETA...
CARIÑOS

BEGOÑA

Anónimo dijo...

OH !!
QUE DELICIA DE POEMA...
ERES A TODO DAR POETA...
CARIÑOS

BEGOÑA

Anónimo dijo...

Entre los aleteos y el canto de las navajas al aire descubro su voz... en lamento, herida pero bajo cobijo. Ch.