domingo, noviembre 19, 2006

TERCETO LIBRE 02

Sus nalgas aclamaban a mis manos en otros tiempos
y ahora pasan como un yate al que nunca timonearé
o un Bentley al que sólo llego jipato y masturbado.

De su pelambre púbica mejor me abstengo de hablar
porque sonaría presuntuoso cómo me festejó eufórica
y hacía sonrojarme hasta la pobre lengua indefensa.

En lo que toca a sus labios de promesas pecaminosas
fueron una ametralladora de buenas y santas mañas
que ahora miro desde la evocación como un espejismo.

® Alfredo Cedeño

No hay comentarios.: