miércoles, noviembre 01, 2006

CANCIÓN 2

Acaso unas palabras rodando sobre el reloj
trajeron compañías para abrazar un dolor
que siempre regresa a limpiar esperanzas.

Acaso un paseo de mañanas transparentes
se marchó con silencios de aguas turbias
entre las colinas de los recuerdos sin paz.

Acaso una bendición abandonada en la calle
consiguió hallar caminos ácidos al perdón
entre pesados trompicones de desesperos.

Acaso un beso resentido de viejas andanzas
que sepa volar sobre sus miedos sin sentido
alcance el suelo de sus cielos arrastrados.

Acaso una despedida detenida en una playa
sin olas que sacudan la espuma de blancuras
vaciaron a las palabras que no saben cantar.

® Alfredo Cedeño

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Casi como Harry Potter, entré por la puerta que no era, la que tenía una calabaza encendida, la numerada 2 1/3, número similar al de sus Calles de Caracas. Pero...¿sabe? la canción que me conseguí no fue la que me chismearon... es una mas bonita pero llena de dolor. Ch.

Anónimo dijo...

Alfredo,

QUIZAS, TAL VEZ, todo fue una CASUALIDAD de la Vida........

Un beso
Gata

Anónimo dijo...

Sigue cantando Alfredo, es delicioso disfrutar tus cantores versos. Abrazos.

Patricia Helena Velez R.

Anónimo dijo...

Acaso, sí,tal vez...
Poèticas reflexiones con pretensiòn de volverse preguntas a sabiendas de que obtendràn por respuesta un no menos poètico silencio.

Asì me ha llegado tu poesìa.

Muy hernosa, Alfredo.

Cristina Chaca