viernes, noviembre 10, 2006

KNOW HOW

La señora se había aplicado botox
hasta en la foto de su pasaporte
pero con un salero y un donaire
que la hacían volar como un cisne
al navegar pizpireta en mil camas.

De mañas tomar comentaron algunos
tampoco tan allá dijo un desairado
de los tantos que no supieron beber
la que hasta los santos más conspicuos
hubieran querido hacer su perdición.

Sus ardides sin parangón encumbraron
a todo aquel que supo convencerla
tarea que nunca pudo ser muy difícil
por más que a veces ella lo tratara
buscando de guardar las apariencias.

Ahora bien, y mojigaterías apartadas,
aquella doña sigue teniendo un culo
que al caminar promete un infierno
donde cualquiera puede llegar al cielo
de tanta sabiduría muy bien atesorada.

® Alfredo Cedeño

No hay comentarios.: