martes, octubre 21, 2014

CELOSÍA

Vivimos tiempos de vileza
donde cada quien otorga
lo que exige ser socorrido.

A pocos les interesa
dejar escuchar su voz
y se arropan de vil afonía.

Cada cual aguarda y acecha
en esta mala hora
escudado en tules dorados.

Ayúdame a abrir la persiana
y que la luz entre
para encandilar esta noche.


© Alfredo Cedeño 

1 comentario:

Herminia Castro dijo...

Hermoso poema , feliz semana , que Díos lo siga bendiciendo para q podamos seguir disfrutando de sus blogs q con mucho cariño publica .
Saludos Cedeño .