martes, octubre 28, 2014

RELENTE

La madrugada la dejó arropada
y la mañana la desnudó,
le enseñó que la belleza no se oculta
y menos evita alegrarle la vida al mundo…

© Alfredo Cedeño 

1 comentario:

Herminia Castro dijo...

Como siempre envuelto de placer .