miércoles, marzo 29, 2006

BANDOLERÍAS XXXVII

Nunca jugamos con soldaditos de plomo
pero nos hicimos el corazón de mazapán
para darle de comer a las palomas tristes.

Tampoco retozamos con pistolas y escopetas
y aprendimos a fabricar casitas de almíbar
para que las hormigas tuvieran su propio cielo.

Nunca cabalgamos en patrullas o tanques
porque estábamos aprendiendo a correr
entre las siemprevivas para orientar a las abejas.

Tampoco nos dedicamos a jugar al doctor o al banquero
y nos formamos como alquimistas sin fórmulas
contando los bamboleos de un colibrí en una orquídea.

Y siempre, muchacho mío, con la certeza gualda
de una sonrisa para seguir queriéndonos libres
en las ventanas de nuestros cariños sin melancolía.

© Alfredo Cedeño

No hay comentarios.: