sábado, marzo 25, 2006

TAIMERÍA

Que las ganas tuyas y las ganas mías
son un par de ratones con calentura
es un cuento viejo en nuestras camas.

Que tus manos son sabias al merodear
por mis entrepiernas descomedidas y serias
es una historia de siempre y jamás acabar.

Que tus piernas se ceben con las mías
cada vez que a tus querencias se le antojen
es una fiesta a la que nunca podré renunciar.

© Alfredo Cedeño

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Invitame a esa fiesta por favor¡

Anónimo dijo...

Que tus ganas y las mias ...... son como fuego en verano ..... que no dejan nada sin abrazar .........y mis labios merodean por tus entrepiernas .......encendiendo dentro de ellas fuegos artificiales...es una fiesta que nunca podre renunciar