viernes, junio 15, 2007

ACOMODO

Puse el corazón en una caja vieja
de zapatos para primera comunión
y lo puse a los pies de la primera
que me puso las ganas al revés;
el pellejo lo acomodé en un saco
de esos de cargar repollos verdes
y ese lo largué en la boca arisca
de una que me dejó a carne viva;
el pundonor lo lancé en una cama
que ya ni recuerdo donde quedaba
y mucho menos retengo a su dueña
sólo se que fui feliz al extraviarlo.

® Alfredo Cedeño

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Al leer, "Acomodo" siento que con el correr del tiempo aprendemos, equivocadamente o no ¿quien sabe? a protejernos y adisfrutar de la felicidad sin tratar de retener a nadie a nuestro lado. Un abrazo y felíz DOMINGO.

Soledad

Anónimo dijo...

Soledad entenderá este poema, yo al contrario, no entiendo lo que quiere decir, lo siento..........

Anónimo dijo...

Acomodo

Quisiera poner tu corazón en el centro de mi cuerpo

Quisiera posarme sobre tus pies
para poner tu ganas frente a mi
y hacerte respirar a través de mi piel

Quisiera hacer de tu recuerdo una guirnalda llenas de flores del campo con olor a jazmín

Quisiera que fueras feliz junto a mi