domingo, junio 10, 2007

ENTRE DOS PIANOS

Como el niño que siempre pregunta y nunca responde
me llegan sus dedos buscando mis malas intenciones,
se asoman sin clemencias o con sabores disfrazados
para destrozar recuerdos paciente e infinitamente.

Como la hembra sin más razón que la de ser soberana
y sin fuerzas para defenderme de su alevosa picardía
ruedo en sus abismos como victima idiota de sus pies
donde me riego seminal con la tensión de las montañas

Como las canoas que nunca llegan y siempre zarpan
me acorralan sus labios pescando mis bochornos puros,
entran contando estrellas parameras que va cortando
con mandobles de espigas y agua fría de cordillera.

Como los dolores abandonados en las orillas del lago
y con escasas ganas de cuidarme de su lujuria firme,
me regodeo en sus habilidades de artesana inguinal
que no saben esperar por historias de falsos amores.

Como las canciones de guirnaldas sobre las plazas
me desbordan sus pasos relampagueantes que corren
con lenguas de candela sobre heladas madrugadas
y fabrican un altar pagano de orgasmos y libertades.

® Alfredo Cedeño

No hay comentarios.: