miércoles, abril 20, 2011

NAZARENO DE VALERA

El Nazareno de Valera, en el estado Trujillo, no tiene la prosapia que exhibe su colega de San Pablo en Caracas, o la que tiene el de Achaguas en el estado Apure, o la venerabilidad que exhibe el donado por los Carrillo para su adoración por la feligresia en la Catedral de Trujillo y cuya devoción iniciara en el siglo XIX el patriarca “carrillero” Juan Bautista.
Este Nazareno menudo y mutilado despierta las mismas pasiones de fe que los ya mencionados. Rafael Ángel Torres, padre e hijo, uno de 59 y el otro de 12, acuden al templo matriz de Valera en pago de promesa. Jeyson Andrade, de 27 años, s desplaza con sumisa credulidad hasta el borde de la imagen y se aferra con las ganas que sólo las creencias proporcionan. Al otro lado del palio un hombre, que rezuma desolación en sus ojos, porta a su nazarenito dormido y moqueante…
Las imágenes son a veces de intenso desamparo, de fe que pareciera agrietar las paredes de este templo para que la epifania que suelen generar las almas ingenuas sacuda hasta al más incrédulo como el que suscribe estas líneas.
Dicen que la voz del pueblo es la voz de Dios, pero la fe de ese manoseado y maltratado pueblo será que conmueve a Dios?

© Alfredo Cedeño














2 comentarios:

Anónimo dijo...

Chico qué testimonio tan interesante, da cuenta de la pasión de la gente por su iglesia. Un abrazo, me encantaron todas las fotos, para variar...

Adri

Esperanza dijo...

Muy propicia las diferentes fotografias mostradas aqui sobre el Nazareno de Valera, hoy Miércoles Santo. El contemplarlo y venerarlo nos renueva la fé y la esperanza.