sábado, mayo 10, 2014

DESGAIRE

Los restos de la fiesta ondean abandonados
son guiñapos con los que unos presumen
de lo que otros hicieron con sus costillares,
redoble de mandobles soportaron y aguantan
mientras los ahora voceros bebían y yantaban:
al final del sarao solo son hojas en abandono.

© Alfredo Cedeño 

1 comentario:

Herminia Castro dijo...

Que triste suena ese art . CEDEÑO .gracias, feliz fin de semana