martes, mayo 20, 2014

CIELO

Quisieron atarlos a una arandela
que terminó como sombra de sí,
corto agujero de un orden caduco
al cual llegan milicos a rebuznar,
pretendido edicto de atrapar la luz
dando tumbos en su vil torpeza,
vana alharaca incapaz de envainar
las jóvenes voces hechas dagas,
limpias palabras tratadas de tapar
que luchan tercas y se hacen cielo.

© Alfredo Cedeño 

1 comentario:

José Valle Valdés dijo...

Me resulta muy bien el poema, amigo. Me llega claro su mensaje.

Abrazos