jueves, marzo 12, 2015

NOSTALGIA


Con displicencia aparente y sobre impoluto pavimento extraño
me asaltó sin rodeos
y me puso nudos en el cuerpo
hasta enlazarme más a la tierra momentáneamente lejana,
amargos días separado de una luna que no brilla igual
y aullidos en lontananza de una jauría inclemente
que muerde y desgarra
los pocos pecios restantes de nuestra comarca...

© Alfredo Cedeño

1 comentario:

Luisma Giménez dijo...

La última imagen, la de la jauría, es escalofriante. Un abrazo, Alfredo.