sábado, junio 23, 2012

MAZORCAS

Cada rayo de sol se hizo grano
y las manos moldearon las arepas
que llenaron de luz al hombre
mientras borraban el hambre
con perfumes de maíz asado.

© Alfredo Cedeño

5 comentarios:

María Mónaco dijo...

Alfredo, no dejas de sorprenderme, una foto maravillosa y un bello texto,felicidades!

Anónimo dijo...

Precioso!

Amaia Villa

Gastón Segura dijo...

Sin duda, el pan de allá

Anónimo dijo...

Es inevitable no dejar volar la imaginación con lo insinuante del texto...
Zafira

belinda dijo...

Que belleza, texto y foto.