jueves, junio 28, 2012

PAISANA



Que la rabia no sea oración que me calme
y sea látigo que exija ley a sus agentes,
que mi plegaria sea un grito impertinente         
donde se sacudan los silencios del paisano,
que sus malditos escudos no puedan
ante la inutilidad de mi cruz de palos desnudos,
que mi gesto se teja firme como rosa de hilos
donde las sendas de la vida derroten a la fuerza.

© Alfredo Cedeño

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Esta foto me lleva a pensar que la Fe lleva con ella una acción, y trae a mi mente las palabras de la madre Teresa... El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. El fruto del servicio es la paz.

Zafira

Anónimo dijo...

Contundente y hermoso!!! Lo voy a compartir... Besos.

Ylleny Rodríguez