sábado, agosto 18, 2012

EXTREMOS



Una a una fueron colgadas sus escamas de madera
hasta formar una armadura grácil de tacto leñoso,
piel de pimiento desbordado en su madurez
que se acerca sensual a la punta de los dedos,
juego de texturas de luna que arman palabras
dulces y majestuosas como un beso de madrugada.

© Alfredo Cedeño

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias por este nuevo regalo!

Y.U.

Amaia Villa dijo...

Este juego de texturas puede evocar muchas cosas¡ Un juego hermoso este que te traes entre imagen y palabra¡

Un abrazo

Amaia

Anónimo dijo...

!Bellísimo!!
Un abrazo, andre laplume.