domingo, agosto 12, 2012

LA CASA VENEZOLANA

            Afirman los amigos historiadores, fabuladores por antonomasia, que el nombre de esta tierra viene de la similitud que encontraron entre las casas construidas por nuestros indígenas y las que en aquel entonces se podían ver en Venecia.  Aseguran que la degeneración del nombre se convirtió en Venezuela.
 
 
 
Al parecer, fue el viernes 24 de agosto de 1499 el día cuando Alonso de Ojeda llegó a orillas del Lago de Maracaibo.  Américo Vespucio debe haberlo acompañado ya que le escribirá desde Sevilla a Pier Francesco de Medicis, que se encontraba en Florencia, el 18 de julio de 1500:
“...encontramos  una grandísima población que tenía sus casas construidas en el mar como Venecia, con mucho arte,...”

 
 
 
                        De esa manera comenzamos a rodar por el mundo, ya Venezuela no sería más una realidad innominada, un grupo desarticulado de gente.  Comenzaba la conquista y colonización, la integración, el mestizaje, dándole organicidad a un pueblo, haciendo brotar un país.
 
 
 
            Debo apuntar a esta altura que, como bien sabemos, si algo nos caracteriza  a los venezolanos es la irreverencia desparpajada, rayana en la insolencia, que suele bajar de los pedestales hasta al más pintiparado.  Digo esto porque hay quienes han dicho que en español la partícula “zuela” está asociada a lo despectivo, y llaman en su auxilio como ejemplo el término mujerzuela, así como bestezuela, bribonzuela, ladronzuela, indezuelo, y paro aquí; tampoco se trata de hacer un catálogo de desfachateces. Así que sigo con lo que quiero abordar hoy: la llamada arquitectura popular venezolana.
 
 
 
            Y junto al nombre comenzaron a brotar las moradas. Se produjo la fusión de estilos que convirtió la argamasa en barro y lo incorporó a la paja nativa: surgió el bahareque, amalgama amorosa que hace surgir las paredes con la suave caricia que solo se reserva para los seres amados. ¿Qué más digna de ser amada y hacer sagrada que la vivienda para protegerse de la naturaleza?

 
 
            Las casas de piedra de los indios montañeros de Mérida, dieron sólidas piedras sillares para las altivas casas de herencia andaluza que retoñaron por todos nuestros rincones. También llegaron aires holandeses desde las vecinas islas de Aruba, Bonaire y Curaçao. 
 
 
 
 
            La fe no estuvo ausente y así surgieron templos modestos, otros pomposos, pero todos uno en la búsqueda de la calma para las culpas que azotaban inclementes sus vidas salpicadas de insipidez.  
 
 
 
En esta tierra de colores infinitos los pigmentos no podían estar ausentes, y fue el turno de los colores arrebatadores, de mezclas ingenuas con la fuerza de la inocencia en sus paletas.  Y se armó la fiesta de nuestra arquitectura tradicional y popular. Ritmo, cadencia y paredes martillaron la soledad para hacerse rebaño de techos y almas, abrieron las faldas de la oscuridad para colocar un reloj de tiempo astillado a brillar con riesgos de sincopas en un pentagrama alborotado. 

© Alfredo Cedeño

 
 


6 comentarios:

Amaia dijo...

Qué curioso eso de que el nombre pueda venir de Venecia, no lo sabía. Cómo siempre muestras un gran amor recogiendo historia, arquitectura o tradición de tu país.

Un abrazote y feliz noche de domingo.

Amaia Villa

Amaia dijo...

Qué curioso eso de que el nombre pueda venir de Venecia, no lo sabía. Cómo siempre muestras un gran amor recogiendo historia, arquitectura o tradición de tu país.

Un abrazote y feliz noche de domingo.

Amaia Villa

Anónimo dijo...

Estimado Alfredo:
Esta entrega es
una verdadera maravilla. Las casas que colocas para que perduren con
la maestría de tus imágenes y tus textos, son expresión de la armonía
que con su ambiente y su entorno, lograban los constructores en esos
pueblos y campos que recorres con amor.

Francisco Gonzalez Cruz

Anónimo dijo...

Mi enhorabuena Alfredo, tus fotos son maravillosas, con mucho estilo. Nos haces ver tan sólo lo que tú quieres mostrar, o sea que toda nuestra atención se dirige a cada una de tus imágenes buscando en ellas tus palabras, tu punto de vista.
Me encanta tu forma de narrar. Sí...sabes despertar el interés de quien te visita.
Muchas gracias
Begoña Zuber

belinda dijo...

Muy completos y educadores los textos, bellísimas las fotos.

Siempre ventanas y puertas serán mis preferidas.

Gracias.

MOMO dijo...

Alfredo, como de costumbre haces de lo común hermosa poesía, casas vista mil veces se tornan caricias. Imagino un libro escolar con este tipo de leguaje. Gracias! Monica