jueves, agosto 16, 2012

SANTUARIO


Sus vetustas campanas repicaron lo suficiente
hasta clavetearme de fe los tímpanos,
bajo su tejado maltrecho aprendí rezos
que manaban de los sabios labios de mi abuela,
a la sombra de su cúpula descubrí el temor
pintado en una tela enorme del infierno,
entre sus paredes tachonadas de manchones
adquirí dogmas con los que perdí la inocencia,
y desde ese maltrecho pero imponente templo
busqué sin hallar un distante camino al cielo.

© Alfredo Cedeño

4 comentarios:

Anónimo dijo...

No dejes de buscar ese camino. Vale la pena.

Ylleny Rodríguez

Anónimo dijo...

‎...Sus vetustas campanas repicaron lo suficiente
hasta clavetearme de fe los tímpanos...
Esa FE que equivocada o no, nos brinda una esperanza!! Saludos!!

Zafira

Amaia Villa dijo...

Muy hermoso Alfredo, con un buen cierre.

Un abrazo

Amaia Villa

Anónimo dijo...

!Bellísimas imágenes poéticas!!
andre laplume.