martes, diciembre 18, 2012

RETÍCULA


La maraña de rombos
se hizo senda infinita
donde rueda y manubrio
flotaron extraviadas
hasta perder el rumbo.

© Alfredo Cedeño

1 comentario:

Amaia Villa dijo...

Esa bici, esa "senda infinita" "ese extravío" hacen pensar en el camino de la vida.

Abrazote