martes, diciembre 11, 2012

SALTIMBANQUI


Las maromas las aprendí en el Congreso
cuando nos llevaron a una exhibición,
y vi rojos astracanes ser limpias vestales
o blancas señorías hacerse arpías vociferantes.

Me enseñaron a mostrar el culo al público
sin que la vergüenza me impidiera volar,
ni dejar de asirme a cualquier esqueje
donde pudiera tomar impulso y seguir de cabriolas…

© Alfredo Cedeño

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy apropiado para estos tiempos... Saludos Amigo.

Ylleny Rodríguez

Anónimo dijo...

Lo comparto

Zafira

Anónimo dijo...


Denuncia hecha de una manera muy original. Me encantó por lo contundentemente que llega: "Me enseñaron a mostrar el culo al público
sin que la vergüenza me impidiera volar",
Abrazote y mi favorito.

Amaia Villa

Anónimo dijo...

Tu saltimbanqui, encierra una crítica con la que coincido totalmente; inspirado en esa imagen de saltimbanqui. Muy bueno. Fav.

María A López

Anónimo dijo...

¡Excelente!

José Ángel Romano

Anónimo dijo...

Es toda una declaración de autenticidad. Muy bueno. Un abrazo.

Martha Alicia Lombardelli

Anónimo dijo...

Al parecer esto es muy común en nuestros pueblos. Buena crítica Alfredo.

Araminta Solizabet Gálvez G.

Anónimo dijo...

Muy bueno como siempre, Alfredo. Saludos.

Jesús Fonseca Rodríguez