miércoles, noviembre 08, 2017

HIJOS DE CAÍN

   

            Del "indio" Daniel de Barandiarán, el vasco más venezolano que ha existido, aprendí que la historia es la mejor herramienta para evitar ser un erial sin arraigo. Sin raíces la tierra queda expuesta y el más exquisito vergel termina convertido en un  desierto. Son legiones de personas que en Venezuela han jugado, por muchísimo tiempo, a dejar nuestras raíces expuestas a la más feroz erosión, poco les importa que nuestro paraíso se convierta en la antesala del infierno.
            Sin embargo, es necesario decir que esa pesada rémora no es una virtud exclusiva de la tierra de Bolívar.  Es una condición con la que arrastramos desde nuestros mismos comienzos. En 1492 el almirante Colón llegó con una pandilla de desarrapados, hambrientos de pan y glorias, a nuestro continente. En breve había enloquecido y se creía la versión resucitada de Jesús y bien sabemos cómo terminó. Luego fue el turno del aragonés Francisco de Bobadilla, quien en dos años como gobernador de La Española hizo una ingente fortuna, la cual bien poco le sirvió a la hora de naufragar cuando regresaba a España.
            Bobadilla fue sucedido por fray Nicolás de Ovando, quien además de cura era caballero de  la orden de Alcántara, y este curita, seguramente maloliente y apestoso a cirios, sudores mal lavados y sahumerios medievales, hizo caso omiso a las voces que le alertaban de la inminente llegada de un huracán a lo que hoy son costas dominicanas, y obligó a zarpar su flota de regreso a la península. Desapareció entera. Ovando no solo acabó con esos navíos y fortuna sino que vejó a conciencia a Ojeda, Cortés y Pizarro en las nacientes calles de Santo Domingo.
            De esas cepas venimos, somos hijos del odio y el resentimiento, del quítate tú que ahora vengo yo. Fue así como vemos que Bolívar traicionó a Miranda y todo se olvida en aras de unos supuestos logros. Nos hemos dedicado a consagrar la ley del más "vivo". La astucia es la reina de todo y todos,  solo unos pocos no le rendimos pleitesía. Pese a ello han surgido a lo largo de nuestra vida nacional gente de valores y sólidos principios.
            No puede uno imaginarse a Ana Luisa Llovera en plena dictadura de Pérez Jiménez postularse a gobernadora de su Guárico natal. ¿Alguien se puede imaginar a Andrés Eloy Blanco en similar momento peleando por ser candidato a la gobernación de Sucre, o a Raúl Leoni por Bolívar o al "gallo" Salom Meza Espinoza lanzándose a la alcaldía de Sucre? La historia enseña que es la estatura moral lo que diferencia  a unos hombres de otros. Es el amor al país y el respeto incondicional a su gente lo que separa la paja del grano.


© Alfredo Cedeño


6 comentarios:

Anónimo dijo...

Amigo Alfredo. Todos los pueblos tienen herencias buenas, pésimas y simplemente malas. Es cierto que los que tú citas, no son así imaginables, pero hoy no sabemos a qué situaciones los ahora inconsecuentes han sido sometidos por el régimen. No los excusamos pero podemos comprender. Saludos.

Alejandro Moreno

Anónimo dijo...

Alfredo,Venezuela tiene en sus mujeres y hombres de bien reservas morales para superar las dificultades,te aseguro que volveremos a ser un gran pais,el problema es que no se cuando sucedera.
Alfredo,si por los espanoles somos hijos de Cain,por favor de quien somos hijos por los indios y negros,por favor danos la clase completa y piensa por favor tambien en las cosas buenas que nos legaron los españoles,lee las obras de Caracciolo Parra Leon.

Alberto Battisti

Anónimo dijo...

Alfredo tienes razon pero debe ser pronto por si no el hambre y las denutrición que nos tiene acorralodo el desgobierno prostituyente acabara rápido o muy rápido con lo queda de la RBDV

Josefco Rivero ·
Puerto Ordaz

Anónimo dijo...

Amigo Cedeno , hoy Venezuela se ha convertido en una gigantesca torre de Babel , adonde no sabemos quienes son los que siguen la etica , y los amorales esto es el gran dilema. Opina MIGUEL.

Carmencita Arevalo de Traettino

Anónimo dijo...

Hay muchas razones, causas y motivos para quejarse, acusar al antihistorico,anacronico y tirano regimen que oprime , reprime y aumenta la miseria y desgracias del pais y su gente.Tambien hay motivos para quejarse de los lideres de la Oposicion. Queda poco tiempo de buscar soluciones , el Padre Virtuoso, plantea una excelente solucion en su articulo de hoy, si todas las fuerzas vivas y gente luchan porque esa solucion se de ,la misma se dara, asimismo el caso Venezuela va a ser discutido en la ONU, y tomando en cuenta la magnitud de la crisis , los intereses enfrentados de muchos , lo mejor es que el pueblo decida su futuro, con arbitros electorales justos, supervision internacional, esa sera la solucion legitima y duradera. si no hacemos y unimos esfuerzos, todos seremos hijos de Cain, seguiremos en lo mismo pero peor.

Etanislao Vergara

Beatricce dijo...

Que agudas reflexiones y cuan ácidos tus comentarios. Pero, lamentablemente, muy certeros. Gracias Alfredo por compartir.