viernes, diciembre 15, 2006

CALLES DE CARACAS 16

Su piel tiene el color y la textura de la noche
y pasa dejando celajes de su carne maciza
en los ojos anhelantes que colman la esquina
y quedan acechando su paso alerta de pantera.

Sus gestos cabales derraman aromas de hembra
y la calle se inclina cuando sus pisadas suenan
en la acera que se llena de requiebros
y las esperanzas de colocarla horizontalmente.

Su talle evoca la libertad perdida en una carabela
y se cimbran sus nalgas con libertad conquistada
en peleas que fueron capaces de tumbar acechanzas
y llenar calles de esperanzas largas como su paso.

® Alfredo Cedeño

1 comentario:

Anónimo dijo...

Que sentir tambien plasmado.....carajito