sábado, noviembre 05, 2011

TRUJILLO, 450 AÑOS. Una aventura venturosa (5)

Libro publicado por Valera Motors con motivo del 450 aniversario de la ciudad de Trujillo, Venezuela. Valera, 2008.

Un poco más adelantado el siglo XVIII, en 1764, Joseph Luis de Cisneros, hace un amplio recorrido de nuestros espacios territoriales y escribe su Descripción Exacta de la Provincia de Venezuela. En lo que corresponde a los sitios trujillanos, relata en viejo castellano:

LA Ciudad de Trugillo, eftá fundada en el Collado de un ferreno , en medio de diverfos Valles , que la circundan ; tiene hermofa vifta , alegre Cielo , fus Aguas fon delgadas , y muy fanas; los Ayres , que ventilan , blancos , frescos , y saludables ; fu temperamonte es frio , porque tiene á la espalda las Montañas de la primera Cordillera. La planta es hermofa ; fus Edificios , manifieftan la grandeza , de fus primeros fondadores , pues fe dejan ver entre laftimofas ruinas , veftigios de grandes Cafas, aun fe mantienen algunas portadas de piedra labrada , con diferentes figuras, y las Iglefias baftante hermofas , grandes, y muy fuertes…

Lo narrado por Cisneros corresponde a las reminiscencias de la invasión y saqueo que, casi un siglo antes de su recorrido había llevado a cabo el pirata francés Francisco Gramont de la Mothe, específicamente el sábado 31 de agosto de 1678.

Agustín Codazzi en su ya citado Resumen…, afirma que Trujillo llegó a ser “una ciudad opulenta por el gran comercio de sus frutos, especialmente de cacao, del cual había grandes plantíos en los valles de Pocó”. Abunda Codazzi en señalar cómo en el momento en que la prosperidad ilimitada se avizoraba para la población, ésta se vino abajo cuando el galo, “quemó y destruyó aquellas suntuosas fábricas”.

El propio Cisneros dice al respecto:
Efta Ciudad fue tomada de los francefes en la Guerra pafada , con lo que ocafionaron fu ruina, y los mas de fus Vecinos, fe pafaron con sus Familias , y Caudales á la Ciudad de Merida del Nuevo Reyno de Granada. Mantenia gran Comercio, con la Ciudad de Maracaybo , y temerosos de otra invafion de Enemigos , le abandonaron , por haver fido de aquella parte , por donde fe introdujeron los Francefes: Su Población ferá como de feis mil Vecinos.

Los filibusteros arrasaron con las edificaciones y las plantaciones, cargaron con honras y fortunas, dejaron una honda estela negra de desgracias y desolación, plantaron villanías y desamparos; pero no pudieron llevarse la hidalguía de su gente. En esta tierra la voluntad jamás ha sido cautiva del miedo, y si bien muchos migraron a Mérida, también hubo los que aquí se quedaron en continuación de labores por crear una estirpe. Nuevamente la voz del eterno irredento Víctor Valera Mora dice a la perfección lo que viene desde aquellos días:
Esta llave ruinosa es del baúl donde vuelan
los papeles de mis antepasados
ahí no hay lobo negro ni hierro de esclavos
no hay césped ni aves de cetrería


Él refrenda lo que se encuentra en Oviedo y Baños y bien vale recrearse en su frase: “basta saber, que uno ha nacido en Trujillo, para que en la común estimación sea reputado por de afable natural, de noble trato y de una intención sana y sin malicia”.
© Alfredo Cedeño

No hay comentarios.: