martes, abril 24, 2012

BASCA



La náusea, hija privilegiada del rencor,
se limita a verterse incontinenti
sin poder siquiera trazar una huella,
a fin de cuentas es nada lo que aporta
es mucho lo que quiere destruir
es muy poco lo que puede crear…

© Alfredo Cedeño

4 comentarios:

José Rico dijo...

Lleno estas de razones, Alfredo.

Anónimo dijo...

Me gusto Alfredo

Amaia Villa

Norma Aristeguy dijo...

Alfredo me recordaste inmediatamente a Sartre, con la diferencia de que en los tiempos que corren son otros los comportamientos que producen esa manifestación.
Hoy no preocupa siquiera la rutina de cumplir con lo establecido. Hoy, es la Nada, la que produce ese estado dentro de uno mismo que no ocupa un lugar, que no camina un sendero, siquiera equivocado. Hoy la náusea es Nada.
Me gustó muchísimo.
Saludos.
Norma

Anónimo dijo...

En verdad eres extraordinario como poeta, eres una palma de dátiles del desierto en este caminar de la vida. Un abrazo muy grande.