sábado, abril 07, 2012

EXALTACIÓN


La puesta es escena es terrible
ante el escaso talento de quienes dicen actuar,
sólo quieren ser estrellas en sus minutos de gloria
y ser el centro del universo que es su comarca.
Sin embargo, hay un sudario espeso de inocencia
que enjuga los defectos y mediocridad
y acerca la presencia de un Dios que nadie ve
pero al que todos sienten e invocan con desenfado.

© Alfredo Cedeño

No hay comentarios.: