domingo, abril 15, 2012

PUNTA DE PIEDRAS


Todo aquel que llega hoy a la isla de Margarita con su vehículo, en alguno de los ferrys que la enlazan con tierra firme, lo hacen por los muelles de Puntepiedra. Esa es la pronunciación que isleños y no isleños hacen del nombre de la secular localidad neoespartana Punta de Piedras.




Al comienzo este lugar no fue más que el asiento de numerosas rancherías de explotación perlera de los vecinos de Cubagua, quienes a la vez acudían acá a buscar lajas para construir las calles de Nueva Cádiz, amén de avituallarse de agua y leña



Mediando el siglo XVII, en 1660 para ser precisos, Juan de Betin levantó un mapa donde aparecía esta comunidad. Sin embargo, se sabe que casi siglo y medio antes, en julio de 1528,hubo un gran desplazamiento de vecinos de Cubagua que se instalaron allí permanentemente debido a las acciones de Diego Ingenios, quien al mando de un barco de corsarios franceses atacó al que era en ese momento el gran centro perlífero del mundo. Según Jesús Manuel Subero, esta fue la primera vez que un navío francés incursionó en las costas del oriente venezolano.



Pero el paso de esta comunidad por los anales históricos no se limitó a ese episodio. Por ejemplo, se sabe que Francisco de Vides, antes de ser nombrado Gobernador de Nueva Andalucía, poseía en el año 1538 una casa en sus inmediaciones. En 1561 cuando Lope de Aguirre azotó a la isla de Margarita, llegó hasta Punta de Piedras buscando al padre Francisco de Montesinos, pero se regresó con las manos vacías porque el barco de éste había levado anclas hacia Porlamar. Comenzando el siglo XVII, en 1602, el Padre Fray Martín Vásquez, Obispo de Puerto Rico, llegó a Punta de Piedras en visita pastoral.


Sólo cito algunos hitos de la presencia de Punta de Piedras en el devenir histórico venezolano. Doy fe que podría seguir citando muchísimos más. Afortunadamente esa horda contemporánea de visitantes, que han terminado por convertir a Margarita en un campamento de antesala al infierno, al desembarcar toman rumbo a mano derecha y deja a la izquierda la entrada a esta comunidad que todavía conserva rasgos de ese Paraíso que alguna vez fue esta isla.





Puertas casi idénticas pero cada una con el sello propio que sus propietarios quisieron ponerle. Ventanas humildes o señoriales que han visto pasar miserias y fortunas. Ancianos curtidos por el pan que han sabido ganarse día a día. Niños con la libertad de la mar en la piel y la inocente insolencia de los ángeles en sus gestos…




Punta de Piedras es una fiesta de colores y gestos suspendidos sobre la agreste tierra margariteña. Aquí la libertad es tanta que el viento se llevó las paredes del cementerio para que las ánimas puedan salir a pasear en paz.

© Alfredo Cedeño

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola , Alfredo,....Veo que quieres mucho a tu tierra y a sus habitantes,....cosa buena todo ello. Buena también la lección de historia, de ésa historia reservada, rica en imágenes de un pueble donde impera la melancolía, donde todo cambio,...nada cambia.Alégrate hombre!!! tienes la suerte de estar en Margarita...Un abrazo- ELCRUZADO

Anónimo dijo...

Demasiado !!!! Amo Margarita, allí viví mis mejores momentos. Gracias de verdad!!!

Anónimo dijo...

Buen día, tiene razón tu amigo, tienes mucha calidez humana al escribir y
describir me gustó muchísimo, pensé que ibas escribir sobre las playas..
pero veo que partes de la esencia, eres un Venezolano que le duele su país...
Feliz Día..!!!

Anónimo dijo...

La manera como coloreas las cotidianidades colmadas de olvido, es tu hacer Historia. Excelente.

Rodolfo de Jesús Chávez Mercado dijo...

Hola querido Alfredo, saludos.

Una entrada maravillosa y cálida desde el comienzo... Historia de nuestras pueblos - contempladas en sus más infinitos rincones - imágenes que cristalizan la sencillez y la humanidad de tu lente, tu alma que respira la pasión por tu tierra.

Abrazos y Dios te bendiga.

Gracias.

Anónimo dijo...

Hola Alfredo.
Magnífica colección. Mi más sincera enhorabuena por la calidez que transmites y por fomentar el acercamiento de los pueblos.
Un abrazo.

zulma dijo...

Como todo lo que escribes de nuestro país magnifico , solo la tradición y la historia desconocida para todos los visitantes de esos lugares .Un hermoso estado que ha mejorado mucho desde el unto de vista de comercio y con mucha gente oriunda maravillosa ,Ojalá se siga conservando así . recibe mi cariño.El cruzado dice que eres margariteño yo siempre pensé que eras oriundo de la Caracas

Anónimo dijo...

todo muy bonito , una de las mejores casas en punta de piedras en el ano 60 era de mi tio joaquin figueroa el era jefe del puerto de punta de piedras capitania de puerto todos los barcos se registraban con el su casa tenia el piso de mosaicos espanoles azulejos verdes con amarillo preciosos y fue la primera casa con tanque de agua que era llenado de gabarras que venian de cumana eran unos tiempos hermosos gracias por las fotos

glenda gil marval

Unknown dijo...

Simplemente Hermoso!!!
Gracias por compartir ese sentir margariteño, con tus letras y bellas
imagenes.
Magda

Anónimo dijo...

Excelente trabajo, Alfredo. Un registro fotográfico logrado y buena conjugación imagen-verbo. Saludos.