domingo, abril 29, 2012

LA MAR


 Hoy escribo desde la nostalgia de mis años más felices: cuando fui un niño amparado por el cariño de mi casa y los vecinos de La Guaira, en aquel entonces un villorio de casas señoriales por donde la historia pasó con algarabía de sueños derrengados. 


Desde la casa se veía la mar, así la llamaba mi abuela Elvira, y se veían los barcos entrando al puerto con mecer de cascos que regaban perfumes de otras tierras desde sus bodegas. 



Al comenzar con la aventura escolar, devenida en tortura por la torpeza muy común en muchos de nuestros educadores, quienes convierten en siega feroz el amoroso acto de enseñar, mi primer asombro fue descubrir que aquel trozo de azul, el cual veía a toda hora, era parte del Caribe.  


Cuando le pregunté a la abuela, ella me enseñó en un viejo mapa, que atesoraba en un baúl, por qué la mar era una cobija que arropaba el norte de Venezuela, Centroamérica y todo el collar de islas  de las Antillas Menores y Mayores. “Por eso aquí nunca hace frío”, me decía ella con gesto pícaro, para rematar: “Y no pregunte más pendejadas que eso nos queda bien a los viejos”.





A la par de ello, recuerdo que cada navidad transcurrida en la Guaira, invariablemente estaba acompañada por un aguinaldo que interpretaban Los Tucusitos: Serena.  Cierro los ojos y puedo oír claramente los versos:
Ay que serena está la mar
y azul el cielo
que entre palmas
se halla el Mar Caribe
Años después supe que había sido compuesta por un cumanés de largo e ignorado talento, como fue el viejo Nicolás Rodríguez… 





Es la mar donde se amparó Rubén Darío para escribirle a Margarita Debayle:
Margarita, está linda la mar,
y el viento
lleva esencia sutil de azahar:
tu aliento.







Es la mar, teta donde nos hemos amamantado por los tiempos de los tiempos.  Larga estela de quejidos donde las sirenas amanecieron para regar sueños en la mente delirante de quienes las seguimos buscando. Pequeño parpadeo de milenios que ola a ola ha estado repujando sueños, letras y espejismos.
            Al final, ya lo dijo Rafael Alberti:
El mar. La mar.
El mar. ¡Sólo la mar!

© Alfredo Cedeño



5 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo disfruto mucho con el mar y la playa y me ha encantado tu frase "Pequeño parpadeo de milenios que ola a ola ha estado repujando sueños, letras y espejismos". Preciosa frase¡¡¡ un abrazo

Amaia Villa

Anónimo dijo...

Hola Alfredo,...buenos días..veo que te gusta madrugar,....Algunos aseguran ue es en el filo de la trasnoche y el comienzo del madrugón, cuando se espabila el intelecto,..y he aquí el resultado....Una belleza la nota, ni que hablar de las fotos.
He notado que tus notas tienen la sensibilidad del sindrome de niñez felíz,...de tener recuerdos gratos y coloridos, que muestran a las claras un sentimiento familiar muy positivo,...Y eso es el mayor tesoro del adulto. Lo has volcado en esta nota, la imagen de la abuela es ejemplo explícito. Un afectuoso saludo para ti y para tus recuerdos de La Guaira.ELCRUZADO

Anónimo dijo...

...que Dios te bendiga tus manos ,tus ojos y ese TU tan bello para captar el alma y compartir lo que haces, la vida en su justo momento te llenará de gloria por tanto amor.
Vilma

Acuarela dijo...

Dicen que al adquirir cierta edad, uno vuelca sus recuerdos hacia el presente y endulza con esas letras, lo amargo que pudiera quedarnos de las miserias vividas.
Bella nota, salpicada de esas imágenes que obsequias como adorno a la vista.

Anónimo dijo...

Alfredo, que gran suerte contar con esa niñez perfecta, en ella te apoyas cuando la vida golpea, nunca estás solo La Mar y Elvira siempre te acompañan.

Impecable como siempre, excelente la nueva presentación de las imagenes en el blog.
Un gran abrazo.
Dora.