domingo, septiembre 09, 2012

NEW YORK, NEW YORK

            ¿Quién no reconoce esa canción cuando oye el tañir del platillo de la batería que da paso inmediato a los metales donde saxo, trompeta y oboe hacen una sinuosa senda para dar entrada a la voz de Frank Sinatra?  Él deja caer esa primera estrofa que es el himno de la Babel de Hierro:   
Start spreadin' the news,
I'm leavin' today
I want to be a part of it,
New York, New York...
(Empiecen a regar la noticia:
me largo hoy mismo,
quiero formar parte de ti,
New York, New York...)

 
 
 
            El muy querido y recordado Luis Vizcaya me decía: “¡Es que tú aquí consigues hasta huecos para hacer ojales!” Nunca los he buscado, les confieso, pero seguro que es así.  Con el también muy querido Héctor Contreras anduve sus calles más de una vez, y su voz de niño eterno -de risas y alegría sempiterna- comentaba: “¡Cuidao con vaina que aquí hasta Lindbergh se pierde Alfredo  Rafael!” 
 
 
 
            ¿Cómo no sentir propia la estrofa de la canción escrita por John Kander y Fred Ebb, y a la que le pusiera música Leonard Bernstein, para que fuera inmortalizada por La Voz?
These vagabond shoes
are longing to stray
right through the very heart of it,
New York, New York...
(Estos zapatos vagabundos
extrañan errar
por el propio corazón de
New York, New York...)

 
 
 
            No oculto mi “derretimiento” por esta ciudad que exhibe riqueza y miseria sin pudor, que se asoma a las ventanas de sus edificios en las mangas de un ejecutivo que husmea entre la muchedumbre al visitante que lo fotografia. Esta ciudad de sonambulismo perpetuo hace que todos
I wanna wake up in a city
That doesn't sleep
And find I'm king of the hill,
Top of the heap...
(Quiero despertarme en una ciudad,
que no duerme,
y darme cuenta que soy el rey
en el tope del montón...)


 
 
 
Por lo pronto, y por ser mañana lunes 10 de septiembre mi cumpleaños 56 me regalo este post por mi ciudad favorita; lo cierro escuchando y con un inútil intento por acompañar a Sinatra en aquello de
I want to wake up in a city
That never sleeps
And find I'm A-number-one,
Top of the heap,
King of the hill,
A-number-one..
NEW YORK, NEW YORKKK.
(Quiero despertarme en una ciudad,
que nunca duerme,
y darme cuenta que soy número Uno,
en el tope del montón,
el Rey de la montaña,
el número Uno...
NEW YORK, NEW YORKKK)

© Alfredo Cedeño

 
 

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gustan muchos tus imagenes en blanco y negro, son nostálgicas como "esta ciudad que exhibe riqueza y miseria sin pudor".
Feliz Cumpleaños!

María Mónaco dijo...

Una ciudad tan rica y sorprendente que no necesita color para expresarse, porque sus contrastes, su arquitectura y situaciones urbanas lo dicen todo! Me ha encantado Alfredo! Muchas Felicidades en tu día de Cumpleanos!! Un besosuave enorme! Maria Andrea

Amaia Villa dijo...

Tú te regalaste un post pero a la ciudad le regalaste un homenaje de palabras, imágenes y música.

Un fuerte abazo
Amaia

PD Mañana no necesitaré ninguna excusa para tironearte la orejas jajaja

Rafael Indi dijo...

Me siguen fascinando tus entradas. Algún día te pediré prestada alguna de tus fotos para mi blog.

Cuídate Alfredo.

Rodolfo de Jesús Chávez Mercado dijo...

Te aseguro que lo primero que conozco de esta ciudad es por tus letras y por las fotografías. Desde ahora un muy feliz cumpleaños mi hermano y amigo del alma. Dios te siga bendiciendo y un fuerte abrazo.

Mariana dijo...

Qué hermosas fotos, ¡cómo me gustan! gracias por compartir, las cosas que haces tna bien!!.

ceci dijo...

I love NY, and I am very latin but visit the city is as magical, accelerated, striking the rivers of people of all nations wanting to master it but she is imposed and seduces us to all.

Anónimo dijo...

Esta hoja parroquial es una joyita. Me encantaron tus fotos en blanco y negro. Ahora tengo otra opinión de esa ciudad que nunca me sedujo. Abrazooootes.