sábado, septiembre 01, 2012

PUPILAS



Quise enseñar a mis ojos para que no me vendieran
pero más pudo la melancolía de mi boca dormida
que se hizo ala ancha donde guarecer mi languidez.

© Alfredo Cedeño

2 comentarios:

Amaia Villa dijo...

Me gustó mucho a las dos de la mañana (hora española) con resaca de tren-sobre todo despues de redescubrirlo- , pero ahora cuánto mas lo leo más me gusta¡ y no es zalamería

Un abrazote
Amaia

Anónimo dijo...

Lograste captar esa mirada que no se puede esconder aunque se quiera... linda foto y linda dama.

Zafira