martes, septiembre 11, 2012

PEJES

Entre las piedras vi brotar peces y caminé absorto
con los brazos cruzados para abrazarme el asombro,
tal vez debí enrollar con esa cuerda mis pisadas 
hasta que la corriente me lavara la adolescencia,
quizás esta soledad rabiosa que nadie comprende
es una tempestad de centellas dormidas que me arrulla.

© Alfredo Cedeño

16 comentarios:

Amaia Villa dijo...

¡Me encanta de verdad Alfredo, todo y aun más los dos maravillosos últimos versos! ¡Qué bien te sentó el cumpleaños!

Anónimo dijo...

Otra vez no engañas sin la foto. Supongo que estas esperando a encontrar los PEJES

José Rico

Anónimo dijo...

Esta vez no necesito foto Alfredo, la verdad es que venia de tu blog en la que lo habia visto y me habia encantado. Sea cual sea la foto esta vez el texto me llego directo (supongo que en mi propia interpretación) y me caló con su corriente. Tengo que decirte, que te sentó fenomenal el cumpleaños a la vista de este hermoso texto, uno de los que más me han gustado de los que te he leído, los dos últimos versos me han gustado muchísimo. Te daría tres favoritos.
Eso si me quedé curiosona con el título.

Amaia Villa

Anónimo dijo...

Alfredo que bello es leer esto:

Entre las piedras vi brotar peces y caminé absorto

con los brazos cruzados para abrazarme el asombro,

tal vez debí enrollar con esa cuerda mis pisadas

hasta que la corriente me lavara la adolescencia,

Un cálido abrazo y un beso
Martha Alicia Lombardelli

Anónimo dijo...

Estupendo, amigo. Abrazo

José Valle Valdés

Anónimo dijo...

Gracias. Un abrazo

andre laplume.

Anónimo dijo...

Es un flechazo Alfredo, directo y sin escalas.
Esa corriente lavando la adolescencia, qué bárbaro!
Me encanta don amigo.
El talento borda cada verso con tu incomparable letra.
Besos y mi favorito al cuadrado.

Roxana Torres Neira

Anónimo dijo...

quizás esta soledad rabiosa que nadie comprende

es una tempestad de centellas dormidas que me arrulla.

me llego profundo y me las robo, la mia debe ser tempestadesssss de centellas, abriste con broche de oro, tu nuevo año, mi favorito, un abrazo.

Arelis Martinez

Anónimo dijo...

Preciosa imagen, una foto que habla del trancurrir de la cotidianidad, como dice tu poema la soledad rabiosa, esa que mata a nuestros ninos, una realidad extrema de nuestra sociedad corrompida y sin esperanzas. un abrazo poeta

Arelis Martinez

Anónimo dijo...

Hola, Alfredo.

Se me hace un buen poema, logrado en imágenes y metáforas, en ritmo no flaquea y la brevedad le da esa fuerza de destilado poético, un tequila de poesía, podríamos decir.

La imagen, a mí, me distrae, me impone cierta óptica que el texto podría bien superar. Trata en lo posible de evitarlas. Bueno eso es mi opinión. Hay quienes dicen mucho eso de que una imagen dice más que mil palabras, pero curiosamente esto último lo dicen usando precisamente palabras.

Me gustaría leerte arriesgando más, llevando tu poesía más allá de tu estado actual, no sé, es un antojo personal de verte en un arrebato, en empezar a jugar a violar algunas reglas con el fin de llevar tu poesía a una búsqueda nueva, porque se puede decir que ya encontraste algo que te tiene satisfecho y que a nosotros nos deja algo o mucho.

Un abrazo

Neftalí Báez R

Anónimo dijo...

Muy bueno Don Alfredo, tengo que favoritearlo, a pesar de que se me atragantaron los pejes (los de la foto). Abrazo.

Casiano Cerrillo Domínguez

Anónimo dijo...

Muy bueno, Alfredo. Sigo aprendiendo. Saludos.

Jesús Fonseca Rodríguez

Anónimo dijo...

Cada verso que leo es una sorpresa mejor que el anterior. Las demás apreciaciones están dichas. Cuando sea mayor, quiero escribir poesías tan bellas como las que tú escribes.

Besos y favorito.

Antonia María Carrascal

Anónimo dijo...

Sin palabras Alfredo... Me encanta como escribes, y cada entrega es mejor. Este poema me resulta particularmente sensible por esa mencion que haces de la adolescencia y el final, que es tremendo por lo bueno!! te dejo un abrazo!

Maria A. Mónaco

Anónimo dijo...

Preciosa joya poètica. Felicitaciones.

Rafael Merida Cruz-Lascano

Anónimo dijo...

Sin ser un experto, me siento subyugado por su poesía. Felicitaciones.


mrbin